Aires nuevos en Sacramento

Roster Sacramento Kings 2017/2018 | FOTO: Fullbasket

La pasada campaña supuso un giro radical en el proyecto de los Kings. El general manager, Vlade Divac, realizó un traspaso muy sonado en un momento totalmente inesperado: durante el parón del All-Star. La estrella de la franquicia, DeMarcus Cousins, abandonó la capital de California para poner rumbo al estado de Luisiana, donde se uniría al proyecto de los Pelicans de New Orleans. En aquel momento, los de Sacramento estaban luchando por entrar en PlayOff’s, pero decidieron que era el instante ideal para dar un volantazo.

Ciertamente, Vlade Divac y Vivek Ranadivé (propietario), fueron muy criticados por el movimiento, pero pasada la temporada y habiéndose movido bien en el Draft y en el mercado de agentes libres, podemos decir, sin lugar a dudas, que los Kings han construido una plantilla muy ilusionante de cara al futuro, con el conocido espíritu del ‘grit and grind’ por bandera, que tuvieron hasta hace poco los Grizzlies.

Los primeros movimientos buenos llegaron la noche del Draft, donde el general manager seleccionó a De’Aaron Fox, un jugador que durante todo el proceso de entrenamientos mostró su predilección por jugar en el Golden 1 Center, con la quinta elección. Además de esta, los de California también poseían la décima elección, fruto del traspaso con los Pelicans, pero la intercambiaron por las elecciones 15 y 20, donde seleccionaron a Justin Jackson y Harry Giles correspondientemente. En segunda ronda (34ª elección), llegó Frank Mason, un base con un largo periplo en la NCAA.

Tras esto, llegó el momento de la agencia libre, en la que los Kings también se movieron con vistas al futuro, pero no olvidaron el presente. El primero en cerrar su desembarco a Sacramento fue Bogdan Bogdanovic, después de haber ganado la Euroleague con el Fenerbahçe, mientras que Divac también consiguió hacerse con Vince Carter, y, sorprendentemente, en una tarde de verano totalmente normal, cerró a George Hill y Zach Randolph de una tacada.

De’Aaron Fox lidera una camada de rookies sensacional | FOTO: NBA.com

Aunque el futuro se vislumbra apasionante, lo cierto es que en la Summer League (donde no se pueden sacar demasiadas conclusiones), la buena plantilla que presentaron los Kings se dio un duro batacazo, y no fue capaz de obtener grandes resultados. Los veteranos deberán contrarrestar esta juventud que, en ocasiones, puede hacer pasar malos momentos a la franquicia y a los jugadores. Aprendizaje para los novatos, y momentos decisivos para los veteranos. Paso a paso, y con tranquilidad.

Es de esperar que Dave Joerger, como hiciera la pasada campaña, comience dando minutos poco a poco a los más novatos, y cuando se lo ganen, entrarán más en la rotación, una idea que le fue muy bien, en especial con Skal Labissiere. De este modo, lo más normal es que los nuevos veteranos iniciaran como titulares, en especial George Hill y Zach Randolph (aunque este podría hacer el papel de sexto hombre del haitiano), y como acompañantes tendrían a Buddy Hield, Willie Cauley-Stein y Bogdan Bogdanovic, aunque la duda con el serbio es sí podrá defender a su par en la posición de ‘3’.

Así pues, en Sacramento esperan el inicio de una temporada que se vislumbra ilusionante, aunque claramente el objetivo no es entrar en PlayOff’s -por mucho que puedan decir sus dirigentes-, sino ayudar a sus grandes promesas a continuar con su proyección. Con Dave Joerger como capitán del barco, estos Kings tienen un futuro apasionante, pero ya sabemos cómo van las cosas en la capital californiana, y que de la noche a la mañana todo lo puede cambiar con alguna sorpresa.

OBJETIVO DE LA TEMPORADA: Formar a los más jóvenes de cara al futuro, nunca olvidando el presente, en el que deben luchar hasta el final cada partido.

JUGADOR ESTRELLA:

George Hill, a sus 31 años, ha firmado con los Kings a precio de estrella. Aunque seguramente en cualquier otra franquicia no sería escogido en este apartado, lo cierto es que los de Sacramento carecen, ahora mismo, de una cabeza visible en este sentido, y el veterano base es lo más cercano que se podría encontrar.

La idea de Joerger es que el mejor jugador sea el equipo, y la tendrá que implantar con el tiempo. No hay prisa, pero tampoco una gran calma. Paso a paso, el proyecto debe seguir creciendo y no quedarse en el camino.