Cinco partidos esta madrugada en la NBA entre los que destacan el triunfo de los Pistons, segundos en el Este con un Drummond a gran nivel, la victoria de Memphis ante los Clippers y unos Warriors que ya están en lo más alto en el Oeste.

Empezamos hablando de los Pistons, que son segundos en el Este tras derrotar a los Kings -séptima derrota consecutiva-. Con Drummond adueñándose de la pintura noche tras noche -el único jugador que ha sumado diez o más rebotes en cada uno de los partidos del curso-, Avery Bradley es el termómetro de los de Detroit. Delante y atrás. Anoche anotó 24 puntos.

Los Pelicans ganaron en la prórroga a los Bulls con una memorable actuación de la pareja Cousins-Davis. Anthony Davis acabó con 27 puntos y 16 rebotes mientras que DeMarcus Cousins agregó un doble-doble de 25 puntos, 18 de ellos antes del medio tiempo, y 11 rebotes.

Minnesota sigue creciendo y ante los Mavericks -el peor equipo del Oeste, que ya suma diez derrotas- ganó sin problemas con un Karl-Anthony Towns superlativo, autor de 31 puntos y 12 rebotes.

Los Warriors ya están en lo más alto del Oeste -con siete victorias y tres derrotas, como los Rockets- tras ganar a los Nuggets con claridad. La maquinaria ofensiva de los de Kerr ya carbura y siguen siendo ese equipo que aplasta a rivales a base de ritmo. Kevin Durant anotó 25 puntos y Stephen Curry 22 -más once asistencias-.

Finalmente, destacar la victoria de Memphis, que ha encontrado ese equilibrio entre quinteto y banquillo, sobre todo con un Tyreke Evans que parece haber recuperado esa regularidad de hace años. Sin embargo, fueron Conley y Marc los artífices del triunfo ante los Clippers. Entre ambos sumaron 43 puntos.