Cinco partidos esta madrugada en la NBA con triunfos de Celtics -ya van diez seguidos- y Warriors, que aplastaron a los Timberwolves sin Kevin Durant. Además, los Pistons se consolidan en la zona alta del Este.

Tenemos que empezar en el TD Garden, donde vivimos el primer clásico histórico del curso entre Lakers y Celtics. Los locales alargaron su racha de victorias hasta las diez consecutivas, confirmando que pese a no tener a Hayward competirán al máximo esta temporada. Stevens está construyendo un bloque sólido en defensa y con ideas claras en ataque, dando máximos galones a un Irving que deleitó al público verde con jugadas que bien podrían verse en parques. El base ganó claramente la partida a Ball, que se quedó en un 4/15 en tiros de campo. De los Celtics hay que destacar la aportación del banquillo, con Smart, Rouzier y Ojeleye a la cabeza, aunque fue Aaron Baynes, titular por la ausencia de Al Horford, el mejor, acabando con 21 puntos.

Ocho victorias en once partidos, el décimo mejor ataque de la liga, la novena mejor defensa y el cuarto equipo que menos balones pierde. Los Pistons son segundos en el Este y se han ganado el respeto de la liga. Con Drummond dando un paso adelante en la pintura -21 rebotes esta noche-, Bradley aumentando la solidez defensiva y Harris sumando noche tras noche, los de Van Gundy vencieron a Indiana, que encadena cuatro derrotas seguidas.

No tenían a Kevin Durant, pero no les importó demasiado. Tras una primera mitad bastante igualada, los Warriors acabaron pasando por encima de unos atrevidos Timberwolves, a los que aplastaron con 50 puntos de la pareja Curry – Thompson. El escolta estuvo más inspirado desde el triple, mientras que el base añadió ocho asistencias a su actuación. El tercer periodo fue la clave de todo. Ese momento en el que los campeones entran en trance, esta vez con Young y Casspi como actores secundarios de lujo -aportando desde el banquillo perfectamente-. Del 66-70 a falta de seis minutos para que concluyese el cuarto se pasó a un 76-95 que sería ya definitivo. Lideran el Oeste y despejan las ínfimas dudas de los primeros días.

Sin Porzingis, baja por molestias físicas, los Knicks cayeron ante los Magic de Vucevic, Fournier y Gordon. Esos tres se combinaron para un total de 68 de los 112 puntos del equipo de Florida. Terceros en la Conferencia Este, Orlando ha encontrado la tecla -el cuarto mejor equipo de la NBA en asistencias-.

Finalmente, destacamos el triunfo de los Miami Heat en Phoenix en un precioso duelo entre Dragic y Booker que se llevó el esloveno -29 puntos-. Los de Spoelstra solo contaron con ocho jugadores, pero les bastaron para vencer a los Suns. Whiteside, imperial en la pintura.

Lo mejor de la noche