De forma inesperada -o no- y generando indignación entre los aficionados y en la propia Federación Española de Baloncesto. Mediaset ha comunicado este viernes que renuncia a dar el Mundial de China y las ventanas FIBA que servirán para definir qué selecciones van.

Mediaset señala como máximos responsables de esta medida a «la FIBA, conocedora de los compromisos de los clubes en los que se integran los jugadores y sus competiciones ordinarias; la Euroliga, por solapar su calendario cuando FIBA ya había anunciado la fecha de sus ventanas y por su inflexibilidad ante los compromisos de las diferentes competiciones nacionales».

Este es el comunicado, íntegro: