La Selección Española suma de 2 de 2 para comenzar las Ventanas FIBA después de ganar a Eslovenia en Burgos en partido muy duro y que gracias a un 3r cuarto muy bueno ha sido clave y un protagonista: Quino Colom. Sergi Vidal y Fran Vázquez, otros nombres clave pese a los 27 puntos de Klemen Prepelic

El partido comenzó en un Coliseum de Burgos lleno, entregado y con lo esperado, igualdad en ambos lados. No obstante, la dupla Colom-Vázquez dio estragos de inicio para poner una pequeña diferencia. España comenzó acelerada, con muchas imprecisiones y fallos, en parte, por una buena defensa eslovena. A partir de ese momento y por unas molestias de Fran Vázquez, la veteranía de Eslovenia comenzó a carburar, con un Gaspar Vidmar haciendo mucho daño al interior y Zagorac controlando a los de fuera. De un 16-12 se pasó a un 20-21 para los eslovenos en menos de 3 minutos.

La gran defensa de las dos selecciones marcaba el inicio del segundo cuarto. Las dos primeras canastas llegaron pasados 3 minutos de cuarto. Estaban apagados en ataque, muchos fallos en el tiro (2 triples entre ambos conjuntos). Dos triples de Sergi Vidal volvían a poner por delante a los españoles mínimamente, la vuelta a pista de Quino Colom daba más movilidad en el juego y distanciaba a los de Sergio Scariolo. Eslovenia estaba en la distancia, pero acechando, la salida de un fuerte Vidmar mermaba un poco la zona visitante y solamente Prepelic en penetración seguía aguantando las distancias.

El choque se convirtió en un toma y daca con respuestas en los dos lados de la pista y un debut, el de Sergi Garcia. Cuando todo parecía que iba a ser igualdad, unos últimos minutos sublimes en defensa de España daba una pequeña diferencia al llegar al descanso (44-38).

Se regresó del descanso y el tercer cuarto comenzó con una antideportiva de Vàzquez a Vidmar, dos triples de un Cancar desaparecido, y el juego de Blazic para empatar el partido. España parecía pérdida de inicio, mucha individualidad y precipitación menos un Quino Colom en estado de gracia, pese encontrarse un poco solo.

No obstante, los dos equipos comenzaban a demostrar talento. La dupla Vidmar-Prepelic (27 puntos), hacían bastante daño con penetración y pase debajo para anotar con facilidad, la diferencia seguía vigente y ninguno daba su brazo a torcer. En un momento álgido, los dos equipos no anotaban y movían más el balón, pero Vidal y su tiro exterior con unos buenos minutos de Sebas Sáiz en labores sucias daban tranquilidad antes de encarar el último cuarto. Eslovenia se calentaba con facilidad y parecía que se iban del partido, mientras queEspaña se motivaba (73-65).

En la batalla de los últimos 10 minutos, el nerviosismo se apoderaba de Eslovenia y se  convirtió en su principal enemigo, y en un equipo que iba a más como España era un toque mortal. Aprovechando los buenos minutos de Llovet y Paulí que volvía a ser el del viernes pasado, la máxima diferencia se vislumbraba en el marcador con el contraataque y el movimiento de balón como armas. Los balcánicos se calmaron, empezaron a hacer su juego de inversión de balón para acabar debajo de aro con fuerza y se acercaron peligrosamente a 10 puntos.

Las aguas se calmaron entre ambos equipos. La rapidez española en ataque se paró ante una gran defensa eslovena. Pero, ¿quien tenia que romperlo? un Colom (25+9asis) bárbaro, haciendo de todo, penetrar, pasar, dirigir y era el termómetro español, y la mano de Sergi Vidal (21 puntos y 6 de 7 en triples) para sentenciar.

Los 6 triples de Vidal

El resumen del España-Eslovenia