Diez partidos esta madrugada en la NBA entre los que destacan las remontadas de Rockets y Celtics para seguir liderando el Este y el Oeste, mientras que los Thunder cayeron en Dallas de forma dolorosa. Pau Gasol y Ricky, correctos en los triunfos de San Antonio y Utah.

Empezamos por la victoria de los Rockets en casa ante unos Knicks que arrancaron el partido con un inesperado 23-3 y un Michael Beasley inspiradísimo. Pero la alegría no duró demasiado a los de Hornacek, que vieron como Harden, Chris Paul y Capela se ponían el mono de trabajo para revertir el marcador. Harden terminó con 37 puntos y 10 asistencias mientras que el base repartió 13 asistencias. Sin Porzingis todo cuesta más en NY… Willy, 4 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias.

Otra de las remontadas de la noche la protagonizaron los Celtics -otra más-. Los verdes suman ya 18 victorias en lo que va de curso y mantienen el mejor balance de la liga. Sin Brown ni Morris, Boston tuvo que revertir un marcador que reflejaba un -13 en el segundo periodo. Pero con Irving todo parece más sencillo: 25 puntos y seis asistencias. Su persistencia en la primera mitad, clave. Más allá del impacto de Horford en ambos lados de la cancha, destacamos la aportación de Tatum y Rozier. Indiana se quedó sin fuerzas pese a la inspiración de Stephenson y la irrupción final de Turner.

Cómoda victoria de los Spurs en Charlotte con un Pau Gasol que sigue sumando partidos más que correctos. Anoche, 17 puntos, 7 rebotes y 3 asistencias -más dos tapones-, siendo clave en un tercer periodo magistral de los de Popovich. Sin Leonard, terceros en el Oeste. 

Triunfo sólido de los Jazz ante Milwaukee en un partido en el que sobresalió otra vez Donovan Mitchell con 24 puntos. Los números de los de Utah, superlativos, 31 asistencias y 18 triples. Ricky, correcto: 11 puntos y 7 asistencias.

No estaba Ben Simmons -molestias en un codo-, pero los Sixers siguen confirmando que la filosofía de juego implantada funciona. Velocidad, movilidad, apuesta por el lanzamiento exterior y versatilidad. Son muchas las claves del equipo de Brown, que ya es quinto en el Este. Anoche le endosó 130 puntos a Orlando con un total de 35 asistencias. Destacó, por encima de Embiid [18+14+6], JJ Redick, autor de 29 puntos -ocho triples incluidos-. Aunque hubo más, porque Saric acabó con 21 puntos y McConell aportó en casi todas las facetas [15+13+7+3].

Cómoda victoria de los Raptors en Atlanta pese a la mala noche de DeRozan, que acabó con apenas 2 puntos. La segunda unidad de los canadienses funcionó a la perfección y ya son cuartos en el Este con doce victorias -las mismas que Cleveland y Detroit-.

Una de las sorpresas de la noche fue el tropiezo de los Thunder en Dallas. Y eso que Melo superó a Ray Allen en la lista de máximos anotadores históricos. Pese a ganar a los Warriors, OKC ha perdido cuatro de sus cinco últimos partidos. Dirk Nowitzki, el mejor: 19 puntos.

Sin Kevin Durant, los Warriors no tuvieron demasiados problemas para superar a los Pelicans. Curry y Thompson acabaron combinándose para un total de 51 puntos -si bien el base falló sus diez primeros lanzamientos-, aunque la clave estuvo en el banquillo, con Iguodala como referente.

Acabamos con la victoria de los Clippers en Sacramento con una canasta magnífica de Blake Griffin -una especie de fade-away y step-back juntos- a falta de tres segundos. El ala-pívot fue el mejor del choque: 33 puntos, 4 rebotes y 5 asistencias.