La nueva Euroliga pasa factura, es una realidad. Ya sea por mala suerte o por saturación de partidos, pero es un hecho objetivo que el número de lesiones ha aumentado desde el pasado curso en el baloncesto continental.

Este domingo hemos conocido dos bajas importantes. Thomas Robinson (Khimki) estará entre 3 y 4 meses fuera de las pistas, mientras que Mantzaris será baja indefinida por lesión en su pierna izquierda.

Robinson se fracturó la mano en el partido ante el Fenerbahce y las pruebas han dictaminado que deberá estar entre tres y cuatro meses alejado de las pistas. El Khimki ya rastrea el mercado para suplir al estadounidense, uno de los mejores jugadores del equipo de Bartzokas este curso, promediando 11,4 puntos y 7,8 rebotes en 19 minutos de media.

Mantzaris, pieza clave en el Olympiacos desde hace años, será baja indefinida por una lesión en la mano izquierda que le impedía rendir al nivel deseado. El griego ha estado jugando infiltrado estas últimas semanas pero los servicios médicos del club heleno le han recomendado que cese sus actividades deportivas. Estaba promediando 5,2 puntos y 1,8 asistencias este curso.

A estas dos bajas, muy dolorosas para los respectivos equipos mencionados, deben sumarse las ya conocidas de Kuzmic, Hackett (que volverá pronto), Abalde, Diop, Gill… La nueva Euroliga sigue pasando factura. ¿Mala suerte o saturación de partidos insostenible?