El Granca consiguió llevarse un partido donde sufrió en la primera parte, pero que dominó en el segundo tiempo. El buen partido de Marcus Eriksson, que está en el mejor momento de su carrera y al que las lesiones parecen no frenarle demasiado, catapultó a los grancanarios durante el tercer cuarto y les hizo terminar de romper el choque en su favor. Con este triunfo el equipo de Luis Casimiro da un paso más para alcanzar la siguiente fase de la competición.

El encuentro comenzaba con un Gran Canaria un tanto desconcertado. Los de Luis Casimiro no conseguían encontrar su ritmo de partido ni en defensa ni en ataque, algo que les obligaba a ir por detrás en el marcador. El poderío físico del Tofas se hacía notar y los amarillos lo combatían tanto intentando anticiparse en el rebote como evitando que pudieran anotar canastas cerca del aro. Eulis Báez le fue cogiendo pulso al choque y los claretianos, a base de trabajo, empezaron a marcar territorio. Después de un inicio con alguna laguna, apareció una mejor versión de los locales (24-16).

Las buenas sensaciones que los insulares tenían en defensa se fueron trasladando al ataque, consiguiendo romper la defensa turca con algún contraataque que hizo mella. Con esa premisa, los chicos de Orhun Ene trabajaron para mejorar su balance, pero el Granca estaba lanzado y su circulación de balón le ayudaba a encontrar ventajas para anotar. Sin embargo, Ermis y Morgan se entonaron para hacer daño a la defensa insular aprovechando la falta de intensidad a la hora de defender tanto el bloqueo directo como algunas penetraciones que resquebrajan la maraña claretiana (47-38).

A pesar de bajar un poco su intensidad defensiva, el Gran Canaria seguía manteniendo su ventaja en el marcador. El intercambio de canastas era notorio y el beneficiado, evidentemente, era el conjunto amarillo. No obstante, los hombres de Casimiro apretaron en un momento muy importante para imponer su juego sobre el de Tofas, aupados por un Marcus Eriksson que sigue demostrando que es más que una simple ametralladora. El sueco lideró la reacción grancanaria con dos triplazos y un pase de alley-oop para Paulí que levantó a un público, el del GCA, algo dormido (69-55).

Las mejores sensaciones del Granca se hicieron notar en el arranque del último cuarto. Su dominio era palpable y los jugadores, sabedores de su ventaja, desplegaron un juego menos errático y más suelto. Sin embargo, los turcos reaccionaron a tres minutos del final e intentaron acercarse en el marcador gracias al trabajo en la pintura de Owens. Pero no sería suficiente para frenar del todo a un Herbalife Gran Canaria al que, con esta victoria, le empiezan a salir las cuentas en su calculadora para la siguiente fase (-).

Con el resultado a favor, Casimiro se dio el gusto de hacer debutar en Eurocup a dos canteranos amarillos como Oleg Balcerowski y Jovan Kljajic. De hecho, tanto el pívot polaco como el escolta montenegrino pudieron anotar una canasta cada uno que, a buen seguro, no van a olvidar.