El conjunto claretiano cayó ante los franceses en un partido donde John Roberson se lució anotando 42 puntos con un 11/16 en triples y que necesitó tres prórrogas para decidirse. El base americano no anotó nada en la primera mitad y se dejó lo mejor de su espectáculo para el final, volviendo loca a la defensa amarilla. Aun así, el Granca pudo ganar, pero en el momento justo, Mekel falló un tiro libre clave que manda al Herbalife Gran Canaria al grupo de la muerte del Top16 de la Eurocup.

Atrincherados en sus defensas. Tanto el Asvel como el Granca tuvieron problemas para anotar y para encontrar ritmo de partido durante los primeros compases. De ese modo, los puntos llegaron a cuenta gotas y casi por turnos, una cuestión que cambió con la entrada en pista de Pablo Aguilar. Con el granadino en plena efervescencia, los amarillos elevaron considerablemente su acierto y pudieron cambiar el guion de partido. El ex de Valencia Basket ayudó a los suyos a despegar anotando 9 de los últimos 11 puntos grancanarios en el primer periodo sin apuntarse ningún fallo (17-12).

Los triples de Lang nada más reanudarse el choque hicieron un poco de daño a una defensa, la grancanaria, que iba a mejorar notablemente con el paso de los minutos. Los hombres de Casimiro fueron in crescendo desde una defensa bastante más compacta, mejoraron en su toma de decisiones en ataque y aprovecharon varios contraataques para imponer su ritmo. El Granca se apoyó en el dulzor de Aguilar además de en los buenos minutos de Pasecniks tanto en ataque como en defensa y en los de Mekel en la dirección de juego para terminar de hacerse con el control del partido (45-33).

Sin embargo, esa sensación de dominio se fue al traste tras el paso por los vestuarios. John Roberson acudió al rescate del Asvel Villeurbanne y puso en jaque a la defensa amarilla. Sus 16 puntos en apenas 5 minutos de segunda parte generaron cierta controversia y obligaron al Gran Canaria a responder. Balvin, Seeley y Rabaseda achicaron agua respondiendo al ‘Huracán Roberson‘, aunque Pablo Aguilar volvió a ser el termómetro isleño; suyos fueron 7 importantísimos puntos que colocaron el encuentro donde los amarillos dejaron antes del descanso (75-61).

Para los franceses era el todo o nada. Los jugadores de JD Jackson quisieron tirar del carro y volvieron a meterse en el partido a triple limpio. Los galos anotaron un triple tras otro, entrando en un trance realmente sensacional que les llevó a empatar el partido. En esos momentos, al Granca se le estaba atragantando el anotar debido a que el Asvel impuso su poderío físico siendo mucho más agresivos tanto con las manos como en las salidas de los bloqueos. De ese modo, los isleños dieron un paso atrás en un momento bastante delicado y las sensaciones no eran las mejores para afrontar el final.

La ausencia de Oliver, fuera de partido por una lesión que le obligó a abandonar la cancha en el segundo cuarto, se notó. Paulí cumplió como parche de forma excelente durante algunos minutos, sobre todo, durante la resurrección del tercer cuarto, pero la mala segunda parte de Mekel no ayudó a los amarillos. El israelí no estuvo al nivel en la toma de decisiones en ataque y el conjunto grancanario echó de menos en los momentos calientes a alguien con la templanza y la sabiduría de Don Albert.

Con el encuentro empatado, una falta precisamente de Mekel sobre Roberson le dio una ventaja de 2 puntos al Asvel a falta de cinco segundos después de que el base americano anotase sus dos tiros libres. Tras un tiempo muerto de Casimiro, le tocó a un Granca que se puso en las manos de Báez; el dominicano sacó una falta y respondió metiendo otros dos libres que ponían otro empate en el marcador. Con bola para ganar y 3 segundos en el reloj, Light falló un triple y el partido se fue a la prórroga (87-87).

En pleno tiempo extra la igualdad se mantuvo en el inicio de la misma hasta que John Roberson y Kahudi, que entró en escena en el tramo final del choque para ajusticiar, castigaron al Gran Canaria desde la línea de tres. Los triples volvieron a ser la principal arma de un equipo, el francés, que había llegado más entero de mente a la prórroga. No obstante, los errores del Asvel en los tiros libres y dos triples de un hasta entonces desaparecido DJ Seeley brindaron otra prórroga (104-104).

El cansancio empezó a hacer mella en los dos equipos, pero el Asvel pareció el más castigado en ese tramo final. A los franceses se les cerró el grifo y eran los claretianos los que tenían la victoria en su mano, aunque Roberson se negó a entregar la cuchara. El playmaker americano enchufó dos auténticos triplazos al más puro estilo Curry para forzar una tercera prórroga que corroboraba lo demencial del choque (115-115).

El festival triplista siguió durante esa tercera prórroga. Roberson mantuvo su idilio con el aro, pero Seeley le respondió. Los tiempos extras fueron una oda al lanzamiento exterior y ninguno de los dos equipos parecía cansado de anotar desde fuera. Todo se mantuvo igualado y el intercambio de canastas se convirtió en el juego habitual para ambos, aunque ese tercer tiempo extra iba a ser el último.

Un error de Mekel en los tiros libres cuando quedaba menos de un minuto le dio vida a un Asvel que llevaba tiempo yendo por detrás. Kahudi asumió responsabilidades, penetró a canasta y anotó una bandeja importantísima. Con 20 segundos por jugarse, el Granca no encontró manera de anotar; Seeley primero y Aguilar después erraron en su intento de ganar un choque que los amarillos tuvieron en su mano (128-129).

Con esta derrota el cuadro que dirige Luis Casimiro termina cuarto de su grupo, un honor que le hará formar parte junto al Alba Berlin, el Galatasaray y el Darussafaka el grupo de la muerte del Top16 de la Eurocup 2017/2018.