Otra jornada de liga en Fuenlabrada, después del día de reyes. Tanto el equipo y la afición habían pedido a los Reyes Magos como regalo una clasificación para la próxima Copa del Rey. Una mañana algo desapacible meteorológicamente hablando pero pronto se entró en calor en Fuenlabrada.

El partido daba comienzo con un Murcia con ganas de llevarse la victoria y el Fuenlabrada con ansias de clasificarse cuanto antes. El primer cuarto fue muy disputado con defensas férreas por parte de ambos conjuntos y acierto en la canasta contraria.

Hasta que las decisiones arbitrales empezaron a pesar en el juego. Y con más incidencia en el local. Ningún jugador era capaz de cargarse el equipo a las espaldas y se llegaba al final del cuarto con un ajustado 19-22 a favor del Ucam Murcia.

El segundo cuarto, sentó mejor en las filas visitantes. Con un mejor acierto en tiros de campo. Mientras que Fuenlabrada mantenía el tipo a base de algunos triples muy importantes. Entre Popovic y Rupnik adelantaron a los suyos con varios triples claves. Pero Murcia no se rendía ni mucho menos.

Los árbitros seguían siendo protagonistas con unas cuantas decisiones muy cuestionadas por la parroquia local. Se llegaba a los segundos finales del cuarto con empate a 39, hasta que Hannah lanzó un triple sobre la bocina. Callando al FErnando Martín y dejando muy encendido el ánimo de los aficionados.

La segunda parte del partido trajo más de los mismo. Igualdad máxima entre ambos conjuntos y nadie bajaba los brazos.
Fuenlabrada salió con muchas ganas gracias al apoyo de la grada. Pero Mucia gracias al juego de sus bases siguió manteniendo el tipo con el marcador.
Pero Néstor García dio entrada a Olaseni que con varios tiros fue poniendo distancia en el marcador. Y a esto Eyenga quiso buscar protagonismo propio y con dos triples casi seguidos dejo un marcador de 63-58.

La grada totalmente entregada, se erigió como sexto hombre. Y salir en ayuda de los suyos hasta el final. El tiempo fuera del Pabellón era frío y desapacible, dentro un horno a presión con temperaturas muy altas.

El último cuarto empezaba con igual máxima otra vez. Nadie quería perder esta «batalla» de baloncesto del bueno. Murcia golpeaba a los locales mediante un juego ordenado y con su propio ritmo. Fuenlabrada no sabia como jugar y perdía el control del partido. Las decisiones arbitrales seguían siendo claves en varios momentos del encuentro.

Urtasun, Benite y Kloop iban marcando los derroteros para la búsqueda de la Victoria visitante a mitad de cuarto (68-70). Hasta que a tres minutos del final y tras un tiempo muerto solicitado por Néstor García. Fuenlabrada se repuso a los golpes visitantes y dio la vuelta al marcador (79-75 a 3:56 del final).

Con esta reacción local y tras un enfado mayúsculo con el trío arbitral el FERNANDO Martín «salto» a la cancha para ayudar a sus jugadores. El resto del encuentro los locales «jugaron» con 6.

A pesar de todo Murcia quería la Victoria y no se rendía. Fuenlabrada tampoco. Fueron minutos de tensión, emoción y nervios a partes iguales.

Se llegaba a 9 segundos del final con empate a 86. Después de que Hannah anotara dos tiros libres muy discutidos. Balón para jugar Fuenlabrada y a dos segundos del final Popovic tiro de galones y puso un triple que hizo saltar a la grada y a todos los que estábamos allí para celebrar la victoria.

Péro los árbitros que seguían buscando protagonismo. Decidieron otorgar una última oportunidad a Murcia, poniendo un último segundo en el luminoso. Pero los visitantes no pudieron lograr anotar.

El Fernando Martín saltó, brincó de alegría animando a sus jugadores, coreando sus nombres y sobre todo celebrando la clasificación a la próxima copa de rey. Un sueño que nadie a principio de temporada podía sospechar que fuese a ocurrir.

Fuenlabrada recibió un regalo de reyes tardío. Y un premio a su trabajo y esfuerzo durante la temporada.

En palabras de su entrenador, en la rueda de prensa «Nosotros vamos a la Copa para jugar tres juegos».

FOTOS DE PABLO FUSTE