Kawhi Leonard, la gran estrella de los Spurs, va a estar de baja por un tiempo indefinido, según ha confirmado ESPN esta misma tarde. La razón es que el alero aún no está plenamente recuperado de su lesión en el cuádriceps de su pierna derecha, pese a que volvió a las canchas el pasado 12 diciembre y todo el mundo daba por hecha su recuperación. Además, durante los últimos días se había perdido algunos partidos por una lesión en su hombro izquierdo.

Kawhi Leonard terminó la temporada 2016/17 con una leve lesión de tobillo, que sufrió en el primer partido de la serie contra los Warriors en los pasados Playoffs. Esa lesión hizo que se perdiera el resto de una serie que podría haber sido muy diferente si hubiera podido jugar.

Durante el verano se confirmó que sufría una lesión en su cuádriceps derecho. Al principio se dijo que podría volver a la acción en octubre o noviembre como muy tarde, pero finalmente no pudo hacer su debut hasta diciembre. Des del mencionado día 12 ha jugado apenas nueve partidos, en los que ha promediado 16,2 puntos en apenas 23 minutos por noche.

¿Aguantarán los Spurs?

Ahora la gran pregunta es si los Spurs podrán mantenerse en la lucha por la segunda plaza del Oeste sin su estrella. Actualmente tienen un récord de 29-16, lo que les sitúa en tercera posición con una victoria menos que los Rockets. Además los Timberwolves, que ocupan la cuarta plaza, tienen también 29 victorias.

Hasta el momento Gregg Popovich ha conseguido que su equipo consiga funcione como una máquina bien engrasada a pesar de contar con Leonard. Su baja va a hacer que Rudy Gay, que sufre una lesión en el talón derecho y no volverá hasta dentro de un par de semanas, y Kyle Anderson ganen minutos y protagonismo en la pista hasta la estrella de los Spurs vuelva.