Finalizó la semana en la NBA con cuatro partidos disputados en la pasada madruga. Spencer Dinwiddie logró la canasta ganadora para vencer a los Pistons, los Magic sorprenden a los Celtics en el Garden y los Lakers se hacen fuertes como locales para vencer a los Knicks con un gran Clarkson.

Sorprendente fue la victoria de los Orlando Magic ante los Boston Celtics. El equipo de Frank Vogel logró imponerse en el TD Gardden de la mano de su base Elfrid Payton, que con sus 22 puntos y un gran trabajo colectivo hicieron frente a la exhibición de Irving que acabó con 40 puntos encontrándose solo en ataque. Un partido donde la igualdad sería la tónica de la primera parte con un alto ritmo anotador. En los visitantes, Evan Fournier (19 puntos) y Aaron Gordon (11) se encargaban de anotar en un encuentro donde Irving monopolizaba el balón intentando que su rival no se marchase en el marcador. Al lado del base de Boston, destacaron mínimamente las actuaciones de Jaylen Brown, con 17 puntos y Marcus Morris, con 12. Con unos buenos minutos finales de cuarto se llegaba al descanso con la mínima ventaja para el equipo de Brad Stevens (58-59). Pero el tercer cuarto decantaría el partido para los Magic. Un parcial de 32-12 en el global del cuarto mostraría una clara superioridad de los visitantes ante la imposibilidad de los Celtics para anotar sin la ayuda de Irving y Brown. Con una ventaja de +19 puntos en el marcador, el equipo de Orlando afrontaría el último cuarto con calma. Aunque los Celtics amagasen con una nueva remontada en el decisivo periodo colocándose a tan solo siete puntos, los Magic supieron  tener paciencia para mantener esa distancia y finalizar el partido con un resultado de 103-95 y provocando la tercera derrota seguida del equipo líder en el Este.

También fue clara la victoria de Los Angeles Lakers frente a los New York Knicks. Pese a las bajas de Lonzo Ball y Cadwell-Pop por lesión, el equipo angelino supo reponerse de la mano principalmente de dos jugadores: Julius Randle y Jordan Clarkson. Con 27 puntos y 12 rebotes para el ala-pivot titular junto a los 29 puntos y 10 asistencias del escolta suplente fueron más que suficiente para que su equipo lograse una cómoda victoria. Desde el inicio de partido comenzaron liderando los locales con mínimas ventajas frente al buen juego colectivo de los Knicks. Kristaps Porzingis y Tim Hardaway Jr fueron de nuevo los mejores para su conjunto con 17 puntos cada uno, acompañado en el perímetro por Courtney Lee con 16 y Beasley desde el banquillo con otros 17 puntos. Con un Kyle Kuzma (15 puntos) enchufado y Larry Nance Jr acompañándole (13  puntos) intentaron estirar la ventaja en el marcador sin lograrlo, llegando al descanso con 63-67 para los locales. El tercer periodo mantuvo la tónica de la primera mitad, pero unos buenos minutos finales del equipo de Luke Walton de la mano de Randle y Clarkson daban una ventaja de ocho puntos para afrontar el último cuarto con ligera comodidad. Un cuarto cuarto donde la emoción de todo el partido se esfumó. Los Knicks no lograron acercarse en el marcador en ningún momento de este último periodo, siendo los Lakers los que aumentaron su ventaja en los minutos finales para acabar el partido con el desigualado marcador de 107-127 para los Lakers.

Los Brooklyn Nets consiguieron una importante victoria ante unos Detroit Pistons que continúan con su mala racha. El mejor del encuentro de nuevo fue el base Spencer Dinwiddie, que con 22 puntos y una canasta a falta de nueve decimas fueron decisivos para llevarse el partido. Un encuentro donde los Nets comenzaron liderando de manera clara durante los primeros compases, guiados por el ala pivot visitante Hollis-Jefferson, autor de 21 puntos. Pero en el segundo cuarto el equipo de Stan Van Gundy reaccionó de la mano de su estrella Tobias Harris, anotando 20 puntos en el global del partido y acompañado por Kennard desde el banquillo (13 puntos) para recortar distancias. Con esta nueva inercia se llegaba al descanso con un marcador de 53-48 para los neoyorkinos. En la vuelta de los vestuarios los Nets pusieron una marcha más al partido. El buen trabajo colectivo unido a la buena defensa hizo que el equipo visitante se colocase con una diferencia de +15 puntos amagando con romper el partido, pero la actuación de Stanley Johnson desde el banquillo (18 puntos) fue vital para que su rival no se escapase en el marcador y entrar en el último cuarto con una desventaja en el marcador de nueve puntos. Finalmente el último cuarto trajo la igualada en el marcador con un gran acierto por parte de los locales. La segunda unidad de los Pistons logró de nuevo la igualada en el marcador y pese a las mínimas ventajas de los Nets durante todo el cuarto, no fue suficiente para que a falta de cuatro segundos para la conclusión, Andre Drummonnd pusiese a su equipo por delante. Pero este es el momento donde Dinwiddie asumió galones y con una bandeja complicada ponía a su equipo por delante para finalizar el partido con un marcador de 101-100 para su equipo.

Finalmente, Oladipo y Collison lideran la victoria de los Pacers ante los Spurs: por 94-86. El escolta Victor Oladipo anotaría 19 puntos junto a los 15 de Collison para lograr una victoria caracterizada por una anotación baja y la paridad entre ambos equipos. El tercer cuarto fue clave para que el equipo de Nate McMillan lograse una ventaja insalvable en el marcador. En los locales tan solo anotaría 10 puntos y aportaría 10 rebotes su estrella LaMarcus Aldridge siendo Pau Gasol el mejor del encentro con 14 puntos y 9 capturas. Con esta victoria logran mantenerse en la sexta posición del este mientras que los Spurs caen a la cuarta plaza del Oeste. 

Texto de Daniel García Écija