El entrenador de los Raptors, Dwane Casey, y su homólogo de Houston, Mike d’Antoni, estarán a cargo de los dos equipos que jugarán el All-Star Game el 18 de febrero en Los Ángeles. Casey en el Team LeBron, D’Antoni en el Team Curry. 

Las normas de la NBA son claras y los entrenadores no pueden repetir de un año para otro, de ahí que Brad Stevens y Steve Kerr no sean los elegidos pese a tener, con Celtics y Warriors, los mejores balances de cada una de las conferencias.

Con el triunfo de anoche, Casey se asegura ser el segundo técnico con mejor balance del Este, por lo que entrenará al equipo de LeBron y se medirá a dos de sus jugadores, DeMar DeRozan y Kyle Lowry, ambos seleccionados por Stephen Curry para jugar en su equipo.

Mike d’Antoni tendrá a su disposición a James Harden y por segunda vez en su carrera dirigirá un partido de las estrellas. Su filosofía encaja como anillo al dedo en una cita así.

Como recordatorio, esta edición del All-Star Game no opondrá a los mejores jugadores de las dos conferencias, sino a dos equipos formados libremente por los dos jugadores que recibieron más votos, LeBron James y Stephen Curry.