El segundo tramo de la temporada de la NBA está llegando a su fin, y lo cierto es que nos está dejando muchas sorpresas. Los Jazz han resucitado y se han metido en la lucha por los Playoffs, los Cavs se han rejuvenecido con sus traspasos de última hora, y los Celtics están viendo como las cosas se complican por momento. Mientras tanto, los Hornets y los Knicks ya piensan en el año que viene. Ah, y ojo porque los Raptors son los nuevos líderes del Este.

Lo bueno

-La racha de los Jazz: Si hace un mes nos hubieran dicho que los Jazz iban a conseguir una racha de nueve victorias y que se iban a meter otra vez en la lucha por entrar en los Playoffs no nos lo hubiéramos creído. Utah ha conseguido otras tres victorias esta semana, dos de ellas a domicilio, contra Memphis (92-88), Charlotte (94-106) y Portland (115-96). El equipo de Quin Snyder ha ganado 10 de sus últimos 12 partidos y es uno de los mejores de la NBA des del inicio de año. ¿Las claves? Un Ricky Rubio que está recuperando el gran nivel de las primeras semanas, un Donovan Mitchell que es cada día más líder y un Joe Ingles que está tirando con unos porcentajes estelares durante esta racha. Utah ocupa la décima plaza del oeste con un récord de 28-28, y está a sólo un triunfo de los Pelicans, que ocupan la octava posición con 29 victorias.

-Los Raptors toman el mando en el Este: Otro de los equipos más en forma de la NBA ahora mismo son los Raptors. El equipo de Toronto ha conseguido otras tres victorias esta semana, contra los Celtics (91-111), los Knicks (88-113) y los Hornets (123-103). Ya llevan cinco victorias seguidas. Además, han tomado la primera posición de la Conferencia Este por delante de Boston con un récord de 39-16. Los Raptors no están aflojando el acelerador en ninguno de los dos lados de la pista y cada día son un candidato más claro para llegar a las finales de conferencia e incluso ganarlas. Con DeRozan a este nivel todo es posible en Toronto.

-Los nuevos Cavaliers empiezan con buen pié: Los nuevos Cavs no podrían haber tenido un mejor debut. George Hill, Larry Nance, Rodney Hood y Jordan Clarkson debutaron el domingo en Boston, y Cleveland se llevó la victoria 121-99. De hecho llegaron a tener una ventaja de 29 puntos en la segunda mitad. Y lo mejor de todo es que se vió a LeBron contento por primera vez en varios meses. Los nuevos refuerzos anotaron 49 puntos en total y le dieron un aire totalmente nuevo a los Cavs, tanto en defensa como en ataque. Si mantienen esta línea en lo que queda de temporada ya se puede decir que la lucha por el trono del Este es cosa de tres.

Lo feo

-Suenan las alarmas en Boston: Las cosas ya no se ven con tanta tranquilidad en Boston. Los Celtics han sufrido tres derrotas muy duras esta semana, algo que les ha hecho incluso perder la primera posición de la conferencia. Han perdido 91-111 contra los Raptors, 91-99 contra los Pacers, aunque llegaron ir palmando de hasta 26 puntos, y los Cavaliers 121-99. Además, estas dos últimas derrotas han llegado en el TD Garden. La sensación ya no es sólo que el ataque tiene problemas para sumar puntos, su Offensive Rating de 104,1 está entre los 10 peores de la NBA, sino que la defensa también ha dado un claro paso atrás en los últimos partidos. Los Celtics siguen teniendo un gran récord de 40-18 y varias victorias de ventaja sobre los Cavs, pero si no espabilan pronto la situación podría complicarse.

-Hornets y Knicks se alejan de los Playoffs: Si los Hornets y los Knicks tenían aún  algunas esperanzas de entrar en los Playoffs se podría decir que se han terminado definitivamente esta semana. Los Hornets han sumado cuatro derrotas en cuatro partidos: contra Nuggets, Blazers, Jazz y Raptors. Y eso que en las últimas semanas estaban empezando a remontar el vuelo. Por su parte los Knicks lo tienen aún peor. Además de perder sus tres partidos de la semana (contra los Bucks, los Raptors y los Pacers) también se han quedado sin Kristaps Porzingis para todo lo que queda de temporada. Ambos equipos tienen 23 victorias y están a cuatro triunfos de los Pistons, novenos, y a cinco de los Sixers, octavos.

Lo malo

Kristaps Porzingis se rompe: La plaga de lesiones de las últimas semanas no parece tener fin. La última estrella de la NBA en caer ha sido Kristaps Porzingis. Porzingis se ha roto el ligamento cruzado de su rodilla izquierda y va a estar al menos seis meses de baja. Es un golpe durísimo para los Knicks, que como decíamos antes ya han perdido todas sus opciones de volver a los Playoffs cinco años después. El letón, que estaba haciendo la mejor temporada de su carrera, también va a perderse el partido del All-Star. Kemba Walker será su sustituto.

Continúan los problemas de Markelle Fultz: La historia del último número uno del Draft de la NBA ha vivido un nuevo capítulo los últimos días. El GM de los Sixers, Bryan Colangelo, ha dado a entender que Fultz podría no volver a jugar en lo que queda de temporada. También ha explicado que de momento sólo es capaz de lanzar a canasta desde la zona de la pintura. De momento los Sixers van a firmar a Marco Belinelli, algo que alimenta más la idea de que no volverá este año. Viendo los antecedentes de Embiid y Simmons la posibilidad de que no veamos a Fultz vestido de corto hasta la campaña 2018/19 cobra cada día más fuerza.