El All-Star de Los Ángeles ya es historia, lo que significa que arranca la recta final de la temporada regular en la NBA. El jueves vuelve la competición, que acabará el 11 de abril antes de dar paso a los Playoffs. Con las Conferencias Oeste y Este más disputadas de los últimos años, nos esperan 49 días de infarto.

Todo por decidir

Mes y medio para dilucidar qué franquicia se hará con el trono de Boston en la Conferencia Este. Más que nunca, los de Brad Stevens sufren la durísima competencia de Toronto Raptors, lanzados a por el primer puesto de la fase regular. Los Cavaliers lo tienen mucho más complicado.

Toronto lidera la tabla con un extraordinario balance de 41-16. Como es habitual, la franquicia canadiense ha ido de menos a más, acabando antes del parón con siete victorias consecutivas, récord de la Conferencia (9 de los últimos 10). Es el equipo más en forma con DeRozan y Lowry como cabezas de cartel. Un tremendo 25-7 firman ante equipos de la misma Conferencia. Y el 24-4 le hace ser el equipo más imbatible en casa de toda la NBA. Ir al norte es un suplicio esta temporada. Solo Washington, Miami, Golden State y Utah saben lo que es ganar en el Air Canada Center. Al equipo de Casey le quedan solo 10 victorias para igualar los registros de la pasada temporada.

No obstante, Boston Celtics (40-19), favorito en la pretemporada, no baja los brazos, pese a su actual desánimo. Los verdes han perdido sus últimos tres encuentros y las sensaciones no son las ideales. Toronto lo tiene todo a favor para abrir brecha. El calendario al menos es esperanzador: juegan cinco de sus próximos siete partidos lejos del Garden. ¿Por qué? Los Celtics son el mejor equipo del Este -y el tercero de la NBA- como visitante, con un balance de 19-8.

Terceros son los Cavs (34-22). Un balance que más bien atañe a los viejos Cavs, ya que desde los movimientos en el mercado la franquicia de Ohio es otra. Por ahora, con óptimos resultados (racha de cuatro victorias consecutivas, 7-3 en los últimos diez). 20 de las 34 victorias han sido como locales. Eso sí, se quedarán lejos de las 51 victorias de la pasada campaña. No obstante, Cleveland debe seguir en esta línea si quiere mantener el tercer puesto, porque por detrás aprietan.

Washington (33-24) es el primer perseguidor, a solo una victoria del equipo de LeBron James. Los capitalinos mantiene una regularidad importante, y están en buen momento (siete victorias en diez partidos). En una situación muy similar se encuentra Indiana (33-25) con idéntica racha de triunfos. Si bien los Wizards rendían a un nivel parecido el año pasado (49 victorias), en el caso de los Pacers el crecimiento es público y notorio: les quedan nueve triunfos para firmar el mismo balance. Tiene pinta que Oladipo y cía sufrirán menos para entrar en Playoffs.

Se une a este grupo Milwaukee Bucks (32-25), que también ha salido vencedor en siete de sus últimos diez duelos. Empezaron el primer mes lanzados, siempre con Antetokounmpo a los mandos, pero ahora su principal problema radica en los partidos ante equipos del propio Este: solo tienen un 19-17 de balance positivo, el más escaso de los ocho primeros. Aún así, tienen un margen de cuatro victorias por lo que su presencia en Playoffs es muy probable.

Tres contendientes

Aquí empieza el lío. Sixers, Heat y Pistons pugnan por las últimas dos plazas de los Playoffs del Este. Los dos primeros tienen una ventaja de dos triunfos sobre Detroit, pero las tendencias están variando.

Por ejemplo, el ‘Process’ de Philadelphia (30-25) se confirma cada día con mayor rotundidad. Embiid, Simmons y compañía acumulaban cinco victorias de manera consecutiva antes del All-Star, que transformó su balance en positivo y les volvió a meter en la pelea por los PO. Han superado en la clasificación a Miami Heat (30-28), que con tres partidos más tiene las mismas victorias que los jóvenes de Phila. La franquicia liderada por Dragic acumula siete derrotas en los últimos diez encuentros. Ni la llegada de Wade ha cambiado, al menos por ahora, las urgencias en Miami. A su favor, su fortaleza lejos de casa, con un 16-16 de balance (cuarto mejor récord de la Conferencia Este).

Si en los Heat hay dudas, por Detroit (28-29) aumenta la ilusión tras el fichaje de Blake Griffin, a pesar de que no ha sido del todo contundente. 6-4 en los últimos diez, dos de dos antes del parón, la apuesta de la franquicia es luchar ya mismo por los cruces, de los que están a dos victorias. Deben mejorar con urgencia su imagen lejos de Detroit, donde solo han ganado nueve partidos y han caído en 16. Una continuidad similar les dificultaría su entrada en Playoffs y haría inútil la llegada del ex de los Clippers.

Muy difícil

El resto de equipos del Este tienen más cerca las vacaciones de verano que la postemporada NBA. Charlotte Hornets (24-33) es el mejor situado del último grupo. Quizá una buena racha le sitúe en las quinielas para Playoffs, aunque cuesta creer en ello (antepenúltimo equipo de la NBA en porcentaje de tiros de campo, penúltimo en asistencias…).

Los Knicks (23-36) han mejorado con respecto a la pasada temporada, donde perdieron la friolera de 51 encuentros. Buen 16-12 en el Madison, pero son el cuarto peor equipo como visitante de toda la NBA (7-24). Sin Porzingis, cuesta abajo y sin frenos: ocho derrotas consecutivas, peor balance a día de hoy en toda la competición.

Ya por último, los equipos que no superan las 20 victorias: Chicago Bulls (20-37), Brooklyn Nets (19-40), Orlando Magic (18-39) y Atlanta Hawks (18-41). Todos con racha negativa actual y sin opciones de nada, salvo una buena posición en el próximo Draft. Pero eso será otra historia.

¿Y EN LA CONFERENCIA OESTE?