El Uni Girona se ha despedido este miércoles de la Eurocup femenina tras perder contra el Galatasaray (67-72) en el encuentro de vuelta de la eliminatoria de cuartos de final, disputado en un Fontajau lleno hasta la bandera.

El conjunto que dirige Èric Surís, que nunca había llegado tan lejos en esta competición, contaba con una renta de tres puntos gracias a la victoria en el partido de ida (62-65), pero no le ha sido suficiente y acabó cediendo ante el equipo turco, uno de los más potentes de la escena continental.

A pesar de la categoría del Galatasaray, la igualdad entre ambos conjuntos y las alternativas en el marcador fue la nota dominante del choque desde el salto inicial. De hecho, el duelo llegó al final del primer período con un resultado de empate a dieciocho puntos.

En el segundo, el cuadro gerundense se encomendó al poderío de Shante Evans en la pintura y a la calidad de Núria Martínez en la organización del juego (8 puntos y 7 rebotes en la primera mitad la primera, 8 tantos, 2 asistencias y 2 robos la segunda) para regresar a los vestuarios con una ventaja de tres puntos (35-32) que le daba aire al equipo para afrontar con garantías lo que quedaba de encuentro

Sin embargo, tras el descanso, el conjunto turco hizo gala de su calidad y de su experiencia y fue haciéndose, lentamente, con el control del partido gracias a Gintare Petronyte, que acabó con 17 puntos, y Olivia Epoupa Alexandria Quigley, que anotaron un total de 13 puntos.

De la mano de Evans Magali Mendy, que acabaron con 18 y 16 puntos, respectivamente, el Uni Girona luchó heroicamente hasta el final, pero vio como su sueño europeo quedaba roto a manos de un Galatasaray que dominó los dos últimos cuartos.