Kyrie Irving y Stephen Curry se podrían perder el inicio de los Playoffs de la NBA. Los bases de Celtics y Warriors respectivamente sufren problemas en sus rodillas y estarán en el dique seco varias semanas.

Irving podría estar entre tres y seis semanas fuera tras someterse a una cirugía este sábado para extraer un cable de tensión en la rodilla izquierda. En el comunicado, los Celtics informaron que “el cable se colocó originalmente como parte de la reparación quirúrgica de una rótula fracturada durante las Finales del 2015. Mientras que la extracción del cable debería aliviar la irritación que estaba causando en el tendón rotuliano de Irving, la fractura en la rotula ha sanado por completo y se ha descubierto que la rodilla de Irving es completamente estructuralmente sana”.

Por su parte, y según ha adelantado el periodista Wojnarowski de ESPN, Curry sufrió esta pasada madrugada -justo cuando regresaba de su lesión en el tobillo- un esguince de grado 2 en el ligamento colateral interno de su rodilla izquierda. Y tras someterse a pruebas médicas, la estrella de los de Oakland estará mínimo tres semanas sin jugar, una cifra inferior a lo que en un primer momento se había temido en la franquicia.