El UCAM Murcia se impuso en el día de ayer (65-79) al Pinar Karsiyaka en el primer duelo de los cuartos de final de la Basketball Champions League. Un partido que tuvo de todo: avería del marcador, ausencia del reloj de posesión, insultos a los jugadores visitantes, lanzamiento de objetos a la pista y amago de enfrentamiento entre aficionados y jugadores tras una agresión a Sadiel Rojas

Tras el partido, Ibón Navarro, técnico del UCAM Murcia, no se mordió la lengua y ha atacado con dureza a la vergonzosa actitud de la afición local y la organización del partido por parte del conjunto turco.

“Algunos jugadores han entrado a la pista para separar la pelea y porque estaban agrediendo a Sadiel Rojas. A otros les empezaron a caer mecheros y otras cosas desde la grada. Al preparador físico le han dado en la cabeza. Esos son cosas que no son baloncesto. Cosas así no ayudan a que ni este partido ni esta competición tengan la seriedad que se merecen.”

“No es serio [jugar toda la segunda parte sin marcador electrónico]. He visto más seriedad en un partido de minibasket. La organización del club no ha estado todo lo bien que debería en un partido tan importante. Lo mejor fue que el partido acabara.”

“La diferencia [+14] es buena, pero no definitiva. Ellos tienen jugadores de mucha calidad y pueden remontar. Ojalá la gente de Murcia haya visto lo que hemos tenido aquí hoy. Merece la pena ir al pabellón la semana que viene. Pero que no vayamos al teatro, que seamos ‘un poco turcos’ porque el equipo se lo merece. Sería increíble jugar una Final Four.”

Por su parte, el UCAM Murcia ya ha comunicado su malestar a la FIBA y ha pedido que el Pinar Karsiyaka sea expulsado de la competición por los lamentables sucesos ocurridos en el Karsiyaka Arena.