La primera gran prueba de fuego de “The Process”

Los Sixers y los Heat han sido sin ninguna duda dos de los equipos más sorprendentes de la temporada. Ni siquiera el fan más acérrimo de uno de los dos equipos pensaba en octubre iban a ocupar la tercera y la sexta plaza respectivamente. En Philadelphia se ha demostrado que detrás del hype de sus jóvenes hay un talento descomunal. En Miami Erik Spoelstra ha vuelto a demostrar que es un entrenador como la copa de un pino.

A nivel global las temporadas de ambos equipos han sido de sobresaliente. Embiid y Simmons han confirmado que van para estrellas. La combinación entre ellos y algunos veteranos como Reddick o Amir Johnson ha sido un éxito total, sobre todo en el tramo final de la temporada. Y es que los Sixers han terminado la temporada con una racha de 14 victorias. Los Heat han logrado meterse en Playoffs con un equipo sin estrellas ni glamour. A base de retales y secundarios Spoelstra ha creado un bloque sólido y muy competitivo.

Los Sixers, de menos a más

Embiid, Simmons y cía empezaron la temporada de un modo muy diferente a como la han terminado. Durante las primeras semanas intercambiaron derrotas y victorias, y terminaron el 2017 por debajo del 50% de victorias. A finales de año su récord era de 17-19 y estaban lejos de los Playoffs.

Sin embargo, la entrada de 2018 les sentó de maravilla. Des del 1 de enero los Sixers tienen un récord de 35-11. Sólo los Rockets (39-8) y los Raptors (35-13) tienen un registro mejor. Además, los de Brett Brown también tienen el mejor Net Rating (+9,5) de toda la NBA. Así, han terminado la temporada en tercera posición con un gran 52-30. La última vez que la franquicia pasó de las 50 victorias fue en la temporada 2000-01.

Para el cuadro de Brett Brown la mejor noticia de esta campaña ha sido el rendimiento de Ben Simmons. El australiano se adaptado a la perfección al rol de principal organizador del equipo. Sus 12 Triples-Dobles son la tercera mejor marca de la liga, sólo tras Russell Westbrook y LeBron James. También es el jugador que más Triples-Dobles ha logrado en su temporada rookie.

Los Sixers terminaron la temporada de una manera inmejorable. Su racha de 14 victorias ha sido decisiva para que lograran la tercera plaza. Lo mejor de todo es que buena parte de esta racha ha llegado sin Joel Embiid, con Simmons a 100 por hora y con Markelle Fultz de nuevo en la pista. Si mantienen el nivel tienen incluso opciones de llegar a las Finales de Conferencia.

Los Heat, victorias sin glamour

Los Heat han vuelto a demostrar que en la NBA no se necesita el glamour de las grandes estrellas para ganar partidos. Con Whiteside, Dragic y piezas jóvenes como Johnson y Richardson Spoelstra ha moldeado un bloque compacto y sólido. Saben defender duro, y también atacar de un modo eficiente.

A diferencia de la temporada pasada, esta vez los Heat sí empezaron la temporada con buen pié. A pesar de la lesión de Whiteside el equipo llegó a Navidades con un récord más que positivo de 19-17.

Los Heat lograron mantener su buen nivel en la segunda parte de la temporada, lo que les permitió mantenerse en la lucha por los Playoffs todo el año. Gracias a esa regularidad han conseguido terminar en sexta posición con un gran récord de 44-38. Y eso que muchos ni siquiera creían que podían alcanzar la postemporada.

Los Sixers, favoritos

Esta serie es, sin duda, la primera gran prueba de fuego “The Process”. Lo cierto es que no podrían haber llegado mejor preparados. Los Sixers son los favoritos en esta serie. Quedar eliminados en primera ronda sería un palo duro, pero también ayudaría a crecer aún más al equipo. Y es que lo mejor de todo es que, ganen o pierdan, el ciclo de los Sixers no ha hecho nada más que empezar.

Para los Heat haber entrado en los Playoffs ya es un gran mérito. Sin embargo, eso no quiere decir que vayan a ser un rival fácil. Son un equipo jóven, rocoso y con mucha hambre. Esto no va a ser un camino de rosas para Philly, pese que su talento les da ventaja.