• Miami Heat 108 – Philadelphia 76ers 128 (1-2)

El primer partido en Miami no pudo comenzar con un ritmo más vertiginoso. Con porcentajes increíbles de acierto, los Heat y los Sixers alternaban el liderazgo del encuentro en una primera parte muy disputada.
Se llegó al descanso con 64-63. Prueba del festival anotador los 10 y 9 triples que anotaron cada equipo. Con dos hombres destacados: Justin Winslow (19 al descanso) y Belinelli (14). Los Playoffs hasta ahora del italiano -que llegó a Philadelphia en mitad de la temporada-, son de nota.
Los protagonistas no se quedaban ahí. Dragic dirigía a los suyos y Simmons hacía lo propio en el otro bando. Embiid, de vuelta con una máscara protectora, sacaba del partido a Whiteside, una vez más con problemas de faltas. La primera parte tuvo de todo, incluso tensión extra. 33 faltas señaladas; Justin Anderson y Wade se enzarzaban; Simmons y Winslow no se quedaban atrás, y Embiid se enfrentaba al público de Miami.
La segunda mitad tuvo también un ritmo frenético, aunque ahora Dragic (11 puntos en el 3Q) era el único bastión de los Heat (Winslow no anotó más). Un clinic de técnica en cada jugada. El esloveno tomó el timón y ofreció a Miami ventajas más suculentas. Los Sixers, con una utilización efectiva del triple (52,9% de acierto), mantenían la batalla.
Fue al final, en el último cuarto, cuando apareció el factor diferencial que decantó el duelo. Joel Embiid, menos protagonista hasta entonces, trastocó los planes de Miami, intimidó en defensa y cortó el grifo del rival. Y en ataque, nueve puntos consecutivos para aumentar la distancia a diez puntos. Serían ya veinte minutos después. Philadelphia había anestesiado a Miami en el momento justo para conseguir una victoria sin el sufrimiento final que se avecinaba por el transcurrir del partido. 14-32 en el último cuarto. Un síntoma de madurez -también Brett Brown leyó mejor el final que Spoelstra– en un equipo que da un paso más hacia la segunda ronda.

Las claves:

  1. Mi villano favorito: Embiid se cataloga como superhéroe, aunque hoy con esa máscara protectora y en un ambiente hostil, era más un villano. Rompió tres y también el partido, con una influencia decisiva en el último cuarto.
  2. Francotiradores: que los Sixers entrenen con una línea de 4 puntos a 8,8 metros del aro no es casualidad. 16 de 33 en Miami. 52,9% de éxito. Poco se puede hacer ante eso.
  3. Mucho en juego: partido difícil para los colegiados. 56 faltas entre los dos equipos, cinco técnicas. Pero nadie acabó expulsado.

Los mejores:

MVP Miami Heat: Goran Dragic: 23 PTOS – 2 REB – 8 AS en 27 MIN

MVP Philadelphia 76ers: Joel Embiid: 23 PTOS – 7 REB – 4 AS – 3 TAP en 30 MIN