La temporada de los Trail Blazers ha terminado del peor modo posible. El cuadro de Lillard y compañía no sólo ha sido eliminado en primera ronda por los Pelicans. Ha sido barrido por 4-0 a pesar de contar con el factor cancha a favor. El fin de la fase regular ya fue un serio aviso. Los Blazers sólo ganaron tres de sus últimos ocho partidos, y estuvieron a punto de perder la tercera plaza. El equipo llegó agotado a los Playoffs, en especial en el caso de Lillard, y eso se notó.

Ahora la cuestión es cómo van a afrontar la postemporada. El 4-0 que han encajado ha abierto muchas preguntas. ¿Hay que seguir adelante con el proyecto de Lillard y McCollum? ¿Debe seguir Terry Stotts al frente de la franquicia? ¿Se debe renovar a Jusuf Nurkic? Estas y otras cuestiones van a marcar el rumbo de los Blazers de cara a las próximas temporadas.

La Continuidad de Stotts

Antes de nada, hay que decir que Terry Stotts merece todo el crédito del mundo como entrenador de los Blazers. Stotts empezó su etapa en Portland la temporada 2012-13. Desde entonces ha llevado al equipo a los Playoffs cada año, salvo en su primera campaña. En seis temporadas tiene un récord de 272 victorias y 220 derrotas. Y eso que en 2015 el equipo vivió una gran reconstrucción por las salidas de LaMarcus Aldridge, Nico Batum y Wesley Matthews. Hay que decir también que ha hecho un gran trabajo desarrollando a los jóvenes de la plantilla.

La cuestión es que a pese su buen hacer los resultados no se han trasladado a los Playoffs. En toda la era Stotts los Blazers sólo han ganado dos series de Playoffs. Así pues, pregunta es clara. ¿Puede Portland ser un candidato al Anillo con Stotts en el banquillo?

Si los Blazers deciden despedir a su técnico y contratar a un nuevo entrenador pueden ocurrir dos cosas. El primer escenario es que acierten y el nuevo técnico logre llevar al equipo al siguiente nivel, tal y como ocurrió en Golden State cuando cambiaron a Mark Jackson por Steve Kerr. El segundo escenario es que no acierten con la decisión y que el equipo se quede en la misma posición que está ahora. O peor aún, que vaya a peor.

La renovación de Nurkic

Jusuf Nurkic llegó a los Blazers, vía traspaso, el mes de febrero de 2017. Desde entonces se ha convertido en una pieza clave en el esquema de Stotts, y un excelente complemento para Lillard y McCollum. Este verano va a convertirse en agente libre restringido, y su renovación no va a ser nada barata. Viendo su edad, 23 añitos, y su talento, es casi seguro que el sueldo de su próximo contrato será, al menos, de 22 millones anuales.

La situación salarial de Portland es bastante complicada. Lillard y McCollum ocupan  un espacio de casi 54 millones entre los dos. A eso hay que sumarle los contratos de Evan Turner (17 millones), Moe Harkless (11 millones) y Meyers Leonard (10 millones). En total los Blazers tienen casi 110 millones comprometidos.

Las normas salariales permiten a la franquicia de Oregón renovar a Nurkic traspasando el límite salarial. Sin embargo, si eso sucede los Blazers se pondrían muy por encima del límite, y deberían pagar una auténtica millonada por la tasa de lujo. Y a eso hay que añadir el hecho de que Ed Davis y Shabazz Napier, dos piezas muy importantes de la segunda unidad, también serán agentes libres este verano.

La única alternativa que tienen los Blazers es despedirse del bosnio y darle una oportunidad al joven Zach Collins. Portland lo seleccionó con la décima elección del Draft del año pasado, por medio de un traspaso con los Kings. Su protagonismo ha ido creciendo a lo largo de la temporada. Ha terminado la campaña jugando unos 20 minutos por noche, incluso en los Playoffs. La gerencia invirtió mucho para poder hacerse con él, así que es muy posible que ahora quieran darle la oportunidad de ser el pívot titular.

¿Hay que mantener a Lillard y McCollum?

Damian Lillard y C.J McCollum son, sin ningún tipo de dudas, las dos principales estrellas de los Blazers. Son las principales razones por las que Portland es un equipo de Playoffs en el salvaje Oeste. Así pues, es altamente improbable que alguno de los dos cambie de aires este verano. Sin embargo, eso no quita que los Blazers deban preguntarse si realmente pueden ser un candidato al título con ambos en la plantilla.

En esta fase regular el dúo dinámico de Portland ha jugado un total de 1896 minutos juntos. Cuando ellos están en pista el equipo tiene un Net Rating de +4,8. Para que tengamos una referencia, entre todos los dúos con al menos 1500 minutos juntos los que tienen un mejor diferencial son Covington y Saric (1598 minutos y un +12,5), Covington y Simmons (2013 minutos y un +11,7) y Harden y Capela (1563 minutos y un +10,5). Lillard y McCollum ni siquiera están entre los 50 mejores tándems. En la serie contra los Pelicans el diferencial es de -12,7.

Otro aspecto es si ambos son compatibles entre ellos. Aquí tenemos las estadísticas de cada uno cuando juegan juntos y en cuando lo hacen por separado. Aun así, números a parte parece muy improbable que Portland vaya a traspasar a ninguna de sus dos estrellas a corto plazo.

Los Blazers van a enfrentarse pues a un postemporada en la que deberán tratar cuestiones muy importantes. Todo lo que ocurra en Portland en las próximas temporadas podría depender de lo que pase este verano.