Emanuel Cate (Bucarest, 1997) aterrizó en España con tan solo 16 años para formar parte de una de las canteras más exitosas de Europa, la del Real Madrid, donde junto a Luka Doncic logró conseguir todos los títulos posibles en categorías inferiores. Con 18, ya debutó en ACB de la mano de Baloncesto Sevilla, y ahora vive una etapa exitosa en el CB Prat, donde se ha convertido en el referente de la histórica temporada del conjunto potablava, segundo clasificado en LEB Oro, y en la Selección de Rumanía, que busca participar en su primer Mundial tras organizar el pasado Eurobasket.

En el horizonte también está la NBA y para ello es uno de los 55 jugadores internacionales inscritos en el Draft que se celebrará el próximo 22 de junio. Si su nombre suena entre los 60 seleccionados, será el primer rumano, tras Gheorghe Muresan, en jugar en la mejor liga del mundo.

“14 puntos y 9,8 rebotes en las ventanas FIBA; 10,7 puntos y 8,5 rebotes en LEB Oro”

¿Cómo recuerdas tu infancia en Bucarest?

Tuve una infancia privilegiada porque mis padres pudieron cuidarme hasta los 16 años que llegué a España. Nunca me ha faltado nada, era un chico normal, iba a estudiar, jugaba al baloncesto en mi tiempo libre… Fue una infancia muy tranquila.

Tuviste que dejar a tu familia en tu país cuando todavía eras muy joven. ¿Mantienes contacto a diario con ellos?

Cuando me mudé a España fue un cambio muy grande para toda la familia, pero han estado muy cerca visitándome una vez cada mes. Hacen un esfuerzo grande por verme, pero doy gracias porque puedan estar conmigo.

Durante muchos años Dinamo y Steaua se han repartido todos los títulos en la Divizia A, sin embargo en las últimas temporadas, el Asesoft Ploiesti ha dominado con solvencia ¿En qué momento crees que está el baloncesto en Rumanía?

Cuando yo dejé Rumanía, el Asesoft ganaba la liga cada año, pero poco a poco creo que se está trayendo gente de fuera y el nivel está subiendo progresivamente.

Tu padre, que jugaba a fútbol, comentó en una entrevista en Rumanía que probaste el baloncesto gracias a unos compañeros en la escuela. Cuéntanos como fue la historia.

Es cierto (ríe)…yo nunca había jugado hasta los 11 años. El deporte más popular en Rumanía siempre ha sido el fútbol, así que yo jugaba a fútbol, aunque también me gustaba el tenis, pero cuando tenía 12 años conocí a un compañero que jugaba en un equipo de baloncesto y como se me daba bien por altura decidí probar allí.

Empezaste en el Dinamo para luego jugar en Dan Dician, un equipo de formación muy modesto en Bucarest ¿Qué recuerdas de aquella etapa?

Mi último año en Rumanía fue en Dan Dician y fue realmente bueno. Tuve un entrenador, Igor, con el que trabajé después de un verano con la selección, él ha estado conmigo mucho tiempo y fui allí para poder estar con él. Tengo grandes recuerdos de esa etapa porque conocí a mis mejores amigos con los que sigo en contacto.

Gheorghe Muresan abrió el camino para las futuras generaciones ¿Te ves en algún momento jugando en la NBA como hizo él?

Él era un fenómeno, medía 2,32 metros y porque no, trabajando cada día creo que puedo llegar al máximo nivel y ser el próximo en estar en la NBA.

En la actualidad, la referencia es Vlad Moldoveanu, que junto a ti y otros dos jugadores, es el único que juega lejos de Rumanía ¿Qué consejos te ha dado en tu carrera?

Por desgracia él se lesionó hace poco de la rodilla y desde el último verano tuve que asumir más responsabilidad en la selección. Somos buenos amigos y compañeros, tenemos muy buena relación y por su puesto me ha dado buenos consejos y seguimos en contacto.

Kuti y Nicolescu formaron parte contigo, de la histórica plantilla que consiguió el oro en el Europeo sub-20 (División B)¿Crees que es el principio del resurgir de Rumanía en el baloncesto?

Con ellos coincidí desde los 13 años en la selección. Tenemos una muy buena amistad. Los tres somos un poco la referencia para todo lo que viene por debajo, pero hay mucha gente que quiere destacar en el baloncesto ahora en Rumanía dentro de nuestra generación.

Tras ese oro llegó el primer Eurobasket en 30 años para Rumanía, donde te enfrentaste a jugadores como Pau Gasol, Dario Saric o Adam Hanga ¿Qué experiencia sacas de este pasado verano?

Honestamente creo que podía haber tenido un rol más importante en el Eurobasket y no creo que hiciese mi mejor torneo. Jugar contra estos jugadores ha sido una experiencia increíble y organizar el torneo para Rumanía también, ha sido un sueño.

Camino al Mundial, donde nunca ha estado Rumanía, actualmente habéis logrado 2 victorias y 2 derrotas con dos jornadas restantes en las famosas ventanas FIBA¿Ves opciones reales de poder estar en China?

Lo estamos haciendo muy bien en estas ventanas con una generación joven con Kuti, Nicolescu… la gente ha apostado por nosotros y hemos conseguido ya resultados muy importantes para Rumania como la victoria fuera de casa ante Croacia. Jugar un Mundial y enfrentarme, por ejemplo, a Estados Unidos con mi país, sería un sueño.

En estas ventanas estas promediando 14 puntos, 9,8 rebotes y 2,5 tapones ¿Crees que con estas grandes actuaciones se te empieza a conocer más a nivel global?

Seguramente jugar bien a nivel internacional ayuda mucho para el perfil de un jugador. Estoy muy contento con la temporada que llevo, pero detrás de esto hay mucho sacrificio y esfuerzo.

Conoces a Robert Bobroczky (el jugador más alto de Europa)? Has podido coincidir con él?

Le vi en un campus de “Basketball Without Borders” en Roma en 2015 y pude hablar con él un rato, pero todavía no hemos coincidido en la selección.

Vemos que tu eres un interior “clásico” cuando ahora muchos hombres altos salen al exterior a lanzar ¿Qué piensas del nuevo papel de los jugadores interiores en el baloncesto moderno?

Entiendo que el baloncesto está en plena evolución y yo en los entrenamientos estoy intentando tirar con tiros de media distancia y algunos triples. Soy consciente que el futuro para los jugadores grandes pasa por tener buena mano de 5-6 metros y hay que adaptarse a esto.

Regresando un poco a tu infancia, llegaste al Madrid con 16 años ¿Cómo es para un chaval tan joven llegar a un país totalmente nuevo y a una de las mejores canteras de Europa?

El cambio fue radical porque no hablaba nada de español al principio. Mis padres me apretaron mucho con los estudios porque era una tradición familiar. Fue un cambio muy rápido por la forma de trabajar y el gran club que es el Madrid, pero me fui adaptando poco a poco.

¿Cómo conoces el interés del Madrid y quién te ficha?

Jugué mucho con las categorías inferiores de Rumania y en el campeonato de Europa U-16 en 2012 me vieron algunos scouts y a partir de ahí empezamos a hablar y ya se me dio la oportunidad de llegar al Madrid.

Formaste parte junto a Doncic de una generación dorada en la cantera blanca donde ganasteis casi todos los títulos en juego incluida la Euroliga júnior ¿Qué recuerdas de aquel grupo?

Era un grupo liderado por Paco Redondo, que ahora es segundo de Pablo Laso. Trabajábamos muchísimo cada día, teníamos un programa estricto con dobles entrenamientos diarios. Conseguimos cosas increíbles y estamos muy felices de lo que logramos, aunque ahora muchos ya han dado el salto a la máxima competición.

¿Mantienes relación con Doncic? ¿Cómo crees que está siendo su evolución en Europa?

Tengo buena relación con Luka y hablamos de vez en cuando. Pude ir a verle durante un partido en Badalona, tenemos grandes recuerdos juntos. Él aprovechó su oportunidad cuando salió de la cantera y ahora debe seguir su camino.

¿En qué equipo de la NBA te gustaría verle?

Ahora mismo no sé que equipos le quieren y hasta que no se haga el sorteo del Draft es difícil hablar de ello.

¿Esperas poder ser seleccionado entre los sesenta primeros? Si no lo consigues, ¿tratarás de entrar en la NBA con un contrato dual o volverías a intentarlo la próxima campaña?

Si tengo alguna opción de ser elegido me gustaría estar entre los sesenta primeros, si no, me volveré a presentar el próximo curso.

¿Sigues a menudo la NBA? ¿Tienes algún favorito al anillo? ¿Y para la Euroliga?

En la NBA, creo que Houston tiene una buena oportunidad y por supuesto Golden State. En la Euroliga, si les respetan las lesiones, debería ganar el Madrid.

Tras pasar por la cantera del Madrid llegaste a Sevilla, donde empezó tu primera etapa como profesional ¿Crees que llegaste muy pronto a dar el salto a ACB?

No creo que fuese pronto. Fui a Sevilla y trabajé muy duro aunque la oportunidad no me llegó como a otros compañeros. Pienso que todo pasa por alguna razón y me ha venido muy bien estar con ellos y he aprendido mucho allí. Ahora estoy aplicando en LEB Oro todo lo que aprendí y me está yendo bien

Tras dos temporadas en Sevilla llegas al Prat para jugar en una competición de menor nivel como la LEB Oro ¿Qué te hace dar este paso?

Sabía que en ACB no podía tener oportunidad de jugar minutos y por eso decidí llegar aquí y dar un pequeño paso atrás para dar dos hacía delante y tener minutos.

¿Cómo estás viviendo esta temporada? La mejor de la historia del club

Es una temporada histórica, hemos acabado segundos y ahora tenemos ventaja de campo en todos los playoffs, así que hay poco más que decir.

¿Si tuvieses que definir con una palabra a Arturo Álvarez (entrenador del CB Prat), con cual sería?

Ambicioso.

Pese a que el Prat no cuenta con el presupuesto ni infraestructuras suficientes para subir a ACB ¿Sueñas con algún día poder jugar a ese nivel con este equipo?

Si las cosas nos están saliendo como hasta ahora creo que tenemos todas las opciones para ascender y a partir de ahí ya no depende de nosotros si no de si el club puede o no

A nivel personal esta temporada has logrado 3 MVP de la jornada y has roto registros de valoración y rebotes ¿Crees que mereces ser el MVP de la competición?

Es cierto que las cosas me están saliendo bien, pero no pienso mucho en ello, aunque si llega será bienvenido. A mi me importa jugar, por eso estoy aquí y si llega algún premio individual será fruto del trabajo del equipo.

Los que te vemos jugar a diario te comparamos con jugadores como Pierre Oriola o Felipe Reyes ¿Te fijas en alguno de ellos para desarrollar tu juego?

Con Oriola coincidí en mi primer año de profesional en Sevilla y hemos trabajado mucho juntos con Javi Carrasco, que ahora es el primer entrenador allí. Hacemos cosas similares en ataque como poner bloqueos, continuar rápido… nos podemos parecer en algunas cosas incluso físicamente (ríe). Con Felipe, estoy intentando estudiar su colocación en el rebote y cómo juega sobre la pista. También pienso que puedo parecerme a Kyle Hines, taponea, rebotea, ha ganado 3 Euroligas y solo mide 1,98… es un jugador en el que me fijo mucho.

Sabemos que la química en el vestuario es uno de los puntos fuertes de este CBPrat ¿con que jugadores te llevas mejor fuera de la pista y que cosas soléis hacer?

Mi mejor amigo es Caleb (Agada). Vamos a comer juntos, pasamos el tiempo libre juntos, aunque me llevo bien con todos mis compañeros.

TEST PERSONAL

Jugador favorito? LeBron James

Compañero más loco? Martynas (Andriuskevicius)

Música que suena en tu móvil? Escucho de todo, pero me gusta el rock

Película favorita? Shutter Island

Un restaurante para un viernes noche? Hard Rock Café

Ciudad para perderte? (piensa)… Venecia

Estadio favorito? El WiZink Center de Madrid donde gané la Euroliga júnior

Si no fueras deportista serías…? Psicólogo

Otro deporte que no sea baloncesto? Fútbol

Entrevista de Sergi Concha

Foto: Carla Sam