Cuando empezaron los Playoffs la gran duda que había en Toronto era si los Raptors iban a superar los fantasmas de años pasados. Los canadienses empezaron la postemporada superando a los Wizards por 4-2. Hasta ahí todo iba bien. Entonces llegaron los Cavaliers. Los Raptors han empezado la serie con dos derrotas en casa por 113-112 y 128-108.

El miedo escénico parece haber vuelto a las mentes de DeRozan, Lowry y compañía. Y eso que los Cavaliers terminaron la serie contra Indiana completamente agotados. Aún así, LeBron ha vuelto a pasar por encima los Raptors.

El drama del primer partido

La derrota del primer partido ha dejado muy tocados a los Raptors. Lo peor no fue la derrota en sí. El mayor drama de Toronto fue el bajón que el equipo sufrió en los últimos minutos del cuarto cuarto. Los locales llegaron a los últimos cinco minutos del último cuarto con cuatro puntos de ventaja (100-96). Con Valanciunas como gran estrella (21 puntos y 16 rebotes en 24 minutos) los Raptors tenían la victoria muy cerca. Entonces llegó el colapso.

En los últimos cinco minutos sólo encestaron uno de los trece tiros que lanzaron. El equipo se bloqueó en ataque y cerró el cuarto con un parcial de 9-5. Eso le dió a los Cavs el impulso necesario para empatar el partido y llevarlo a la prórroga. Los Raptors siguieron luchando, y al final sólo perdieron de un punto (113-112), pero la sensación era de querer ganar y no poder. De hecho, los Cavaliers cerraron el partido con una malísima racha de tiro de: seis lanzamientos anotados en veinte intentos. Aún así, una vez se pusieron en cabeza cuando empezó la prórroga ya no perdieron el liderato en ningún momento.

El factor LeBron

LeBron es el principal playmaker de los Cavs. Eso no es ninguna novedad. Por eso mismo, su nivel es uno de los factores más importantes en lo que llevamos de la serie. En el primer partido King James logró un triple-doble (26 puntos, 11 rebotes y 13 asistencias). Sin embargo sólo metió 12 de los 30 tiros que lanzó.

A lo largo de la noche LeBron fue defendido principalmente por OG Anunoby y Paskal Siakam. El primero le defendió en 48 posesiones y el segundo en 22. Contra Anunoby logró 17 puntos y tuvo una serie de 8-19 en tiros de campo. Contra Paskal sólo consiguió anotar 5 puntos, y tuvo una serie de 2-5 en TC.

El segundo partido fue otra historia. LeBron se fue hasta los 43 puntos y repartió 14 asistencias. Es el primer jugador en toda la historia de la NBA que llega a esas cifras en un partido de Playoffs. Su serie de 19-28 en tiros de campo fue excepcional. Como en el primer partido, Anunoby y Siakam fueron los principales encargados de defenderlo. Sin embargo, esta vez James los superó totalmente.

Kevin Love y J.R Smith, los escuderos

Al margen de LeBron ha habido dos jugadores secundarios que están siendo claves para las victorias de Cleveland: J.R Smith y Kevin Love. Ambos pasaron bastante desapercibidos en la serie contra los Pacers, pero sus puntos están siendo cruciales en esta.

Smith está promediando 17,5 puntos, y de momento está manteniendo un gran acierto des del triple. De los 9 triples que ha lanzado en la serie ha metido 7. No está nada mal. Además, en global está manteniendo un acierto de un 57,9% en tiros de campo.

El escolta de los Cavs también está siendo el principal encargado de marcar a DeMar DeRozan en defensa. Y si bien es cierto que en el primer partido no lo hizo bien, sí realizó un gran trabajo en el partido del jueves. En el segundo partido Smith defendió al escolta de los Raptors en 44 posesiones, en las que sólo metió 5 de los 12 lanzamientos que intentó.

Lo de Kevin Love está siendo una historia totalmente distinta. Su primer partido fue horrible, 7 puntos y un 3-13 en tiros de campo, pero se salió en el segundo. El jueves por la noche Love anotó 31 puntos y fue el mejor apoyo de LeBron. Si él y J.R siguen a este nivel la reacción de los Raptors podría ser muy complicada.

Un tercer partido decisivo

Esta noche los Raptors y los Cavaliers van a jugar el tercer partido de la serie en Cleveland a las 2:30 de la madrugada (hora española). Para los de Toronto va ser un partido de todo o nada. Una derrota pondría el 3-0 en la serie y les dejaría muy tocados.

Los Cavs llegan muy fuertes, y más teniendo en cuenta que están jugando en casa. En lo que llevamos de Playoffs sólo los Warriors y los Sixers han ganado el tercer partido jugando como visitantes. Además, por ahora los Raptors sólo han ganado uno de los tres partidos que han jugado a domicilio.

Para Cleveland la clave será que J.R Smith, Love y los otros secundarios sigan rindiendo a buen nivel y apoyando a LeBron. Si lo consiguen podrían dejar la serie casi decidida en este tercer partido.

Para los Raptors la clave es, sin ninguna duda, que Anonuby y Siakam consigan frenar a James en la medida de lo posible. Eso y una explosión anotadora de DeMar DeRozan. Para la franquicia de Toronto perder la serie sería un golpe durísimo al proyecto, que podría entrar en una gran reconstrucción este verano. Todo ello depende de lo que ocurra esta madrugada.