Houston Rockets 98 – Golden State Warriors 94 

Los Rockets se llevan el partido con un 30% en triples y un 37 en tiros de campo. Más prodigio es cuando James Harden firma un 0/11 en triples y 5/21 en tiros de campo -más el 6/19 de Chris Paul-. Y alcanza otra categoría cuando tu rival te supera con claridad en rebotes y asistencias. Pero los Warriors lo confiaron todo en las individualidades y quisieron arreglarlo demasiado tarde. Un último minuto nefasto les condena a ganar todo para no perder su condición de defensor del anillo.

Conocida por todos la importancia del quinto partido, fueron los Warriors los que iniciaron el partido más desacertados, ante unos Rockets que firmaron un parcial de salida de 8-0 merced a su ya habitual ritmo alto.

Hasta que Durant aceptó el reto y anotó los primeros seis puntos de su equipo, devolviendo la igualdad al abarrotado Toyota Center. Él era el más acertado en unos Warriors más temerosos de lo habitual. O nerviosos: acumularon seis pérdidas en el primer cuarto sin grandes alardes defensivos de su rival.

Porque Houston también evidenciaba defectos importantes. El principal: el mal día en el tiro de James Harden, que solo anotó una canasta en juego en la primera mitad. Por fortuna para ellos, los Rockets funcionaron mejor con PJ Tucker y Gerald Green en pista. Un par de triples de cada uno permitió al equipo de D’Antoni tomar ventaja. En Golden State, Green también firmaba bajísimos porcentajes y el bagaje era negativo en los minutos de descanso de Durant.

Por sensaciones, Houston merecía una mayor distancia, pero su 35% en tiros de campo y 20% en triples (en la primera mitad) hacía justicia. En defensa era otra historia. Capela estaba inmenso bajo los tableros -¡vaya dos tapones a Durant!-y los Warriors sobrevivían con acciones aisladas de Durant, Curry y en menor medida de Thompson. Lo mejor para los de Steve Kerr, el resultado al descanso: 45-45.

Chris Paul, que solo había anotado dos puntos en la primera mitad, se puso el mono de trabajo e inició con ganas la segunda parte. El base controlaba el partido a su gusto con extrema confianza. Valga como prueba que no perdió ni un solo balón en todo el encuentro. En la anotación, Curry le contestaba por igual en la otra canasta. Los minutos eran suyos sin Harden ni Durant en la pista.

En la pintura, sobresalía el duelo entre Capela (12-14) y Green (12-15), aunque pronto sus acciones pasaron a un segundo plano. El partido se enrareció y los Warriors volvieron al estado de nerviosismo con varias pérdidas de balón consecutivas. Los Rockets sumaron hasta diez robos. Aún así, el tercer cuarto fue suyo por un punto (26-27).

De nuevo al comienzo del último, otro ataque anotador de Paul, esta vez replicado por Durant. Golden State, pese a todo, no perdía comba del encuentro. Ahora eran los Rockets los que no elegían bien sus lanzamientos. Harden acabó firmando un 0/11 desde el triple y un 5/21 en tiros de campo. Dantesco y a la vez heroico para sus compañeros.

Eric Gordon (24 puntos), por ejemplo, anotó un triple clave ya en el tramo final del encuentro. En ese donde los Warriors bailan a la perfección, hoy no hubo música. Con Durant anulado en los 2×1, fueron varias las posesiones que agotaron los Rockets. En su contra, que el equipo de Kerr también supo defender y los pocos puntos logrados se celebraban como los últimos.

Donde el entrenador de Warriors no estuvo tan acertado fue en mantener a Green y a Looney en pista ante el small ball de Houston. Los Rockets, superiores en los emparejamientos, anotaron tres bandejas fáciles para tomar el mando del partido antes de los últimos dos minutos.

Los Warriors no rematan

Un triple de Green pareció girar el signo del encuentro hacía San Francisco. Más aún tras un fallo de Paul (lesionado en la misma jugada), pero el triple liberado de Quinn Cook -no, no es una errata-, no entró. El tiro más importante de la temporada se lo jugó el chaval. Pero ahí no quedó el desastre final de los Warriors. Los de Kerr tuvieron otras dos opciones de llevarse la victoria: Curry erró una bandeja y Green no pudo recepcionar el último balón. Houston sentenció desde la personal y toma ventaja, quizá definitiva, en la eliminatoria. The Finals, más cerca.

Los mejores:

MVP Houston Rockets: Chris Paul: 20 PTOS – 7 REB – 6 AS – 3 ROB en 37 MIN

MVP Golden State Warriors: Kevin Durant: 29 PTOS – 4 REB en 40 MIN