¿Sabías que los jugadores NBA pasan test físicos antes de presentarse al Draft para determinar su capacidad de jugar en la liga? ¿Sabías que si entrenas sin alimentarte acordemente no obtendrás los resultados deseados de tu entrenamiento? ¿O que empiezas a perder elasticidad muscular en el momento en el que dejas de trabajarla y aumentas así el riesgo de sufrir lesiones?

Intrigados por toda esta otra área de conocimiento ligada al mundo del baloncesto pero que es casi tan importante como la técnica y la táctica, en Full Basket hemos querido sentarnos con Rubén Portes, preparador físico del Club Baloncesto Torrelodones. Ex jugador la Liga EBA, licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, con un Master en Nutrición y Dietética y una certificación en Strength and Conditioning Specialist por la NSCA, Rubén ha puesto en marcha un campus pionero en el Club con el foco puesto en el desarrollo físico para aprender a saltar más alto, a correr más rápido y a desarrollar toda tu fuerza.

¿Qué importancia tienen la alimentación y el entrenamiento físico en el desarrollo de los deportistas?

La importancia es vital, ya que estos dos factores influyen de manera directa en cuestiones como la mejora del rendimiento, la prevención de lesiones y la longevidad de la carrera de los deportistas. En el deporte actual las estrategias de entrenamiento y recuperación están cada vez más presentes y quien no tiene una adecuada a sus necesidades, corre el riesgo saltar a la cancha en peores condiciones que rivales que sí las utilizan.

 ¿Es un área que se trabaja y cuida mucho en el baloncesto de formación o está más ligado a categorías superiores? 

Cuidarlo en edades tempranas es fundamental a la hora de crear hábitos en el deportista. Al final, en este deporte como en todos, se trata de crear rutinas que funcionan, y que así hacer lo correcto a nivel de entrenamiento y nutrición se convierta en algo normal en el deportista. Los deportistas con hábitos saludables adquiridos cuentan con posibilidades más altas de rendir a un mejor nivel que aquellos que no los tienen y además obtienen mayores beneficios del proceso de entrenamiento. 

A estas edades es habitual ver a chavales que van al gimnasio a hacer pesas. ¿Cuál sería la edad adecuada para empezar a trabajar con pesas?

Lo cierto es que el trabajo contra resistencia o con pesas, denominado habitualmente, tiene múltiples beneficios probados científicamente, como la mejora a nivel psicomotriz y neuromuscular además del beneficio que produce sobre el proceso de formación de masa ósea. Por tanto, lo importante es adaptar dicho entrenamiento a la edad del jugador/a con progresiones coherentes y propicias para cada edad. Las pesas no dañan el proceso de crecimiento en sí, es su mal uso el que lo puede hacer. Realizar entrenamientos que se han visto en redes sociales sin tener en cuenta la opinión de un profesional es lo que puede producir problemas relacionados al trabajo con pesas y hay que intentar supervisar para prevenirlo. Si un jugador/a muestra interés en el trabajo con pesas hay que incentivarlo y en este caso lo más importante es que un profesional supervise el proceso de entrenamiento adecuado para el/ella. Desgraciadamente hay muchos falsos mitos en torno a este tema y repito lo más importante es dejarse aconsejar por un profesional. 

Habitualmente asociamos el trabajo con pesos con el desarrollo muscular, pero también tiene mucha importancia a la hora de prevenir lesiones ¿no?

Por supuesto, como hemos comentado anteriormente este tipo de entrenamiento tiene múltiples beneficios y entre ellos contamos con la mejora de los patrones de movimiento o biomecánicos, los cuales ayudan al jugador a moverse correctamente y a evitar potenciales lesiones. 

¿Influyen las características biomecánicas de cada uno a la hora de planificar entrenamientos físicos? 

Mucho. Las características biomecánicas de cada jugador/a definen de alguna manera el entrenamiento a realizar. Lo más importante a la hora de comenzar un programa de entrenamiento es “limpiar” posibles patrones de movimiento potencialmente perjudiciales para el jugador/a y así evitar futuras lesiones derivadas de los mismos. El trabajo contra resistencia o con pesas, por ejemplo, siempre debe de realizarse con patrones biomecánicos correctos de lo contrario estaremos añadiendo peso a un movimiento incorrecto, aumentando así la probabilidad de lesión. Digamos que, en un programa de entrenamiento, la mejora de la calidad biomecánica del jugador estaría en el top de prioridades y por tanto condicionaría el resto de los factores del mismo.

¿Cada deporte requiere de unas rutinas y trabajos físicos diferentes? 

Totalmente, ligado a lo anterior, las características biomecánicas de cada deporte son distintas, así como sus demandas fisiológicas y por tanto la especificidad del entrenamiento en relación con el deporte practicado es crucial.

Y a lo largo de la temporada ¿hay que cambiar los entrenamientos para mejorar el resultado?

Efectivamente, de lo contrario caeríamos en la probabilidad de sufrir Síndrome de Sobreentrenamiento. Por ello, durante la temporada se varían tanto el volumen como la intensidad del entrenamiento adaptándolo al momento de competición en el que se produce.

En el ámbito nutricional, al igual que hay que hacer estiramiento pre y post partido ¿hay alguna recomendación alimentaria que seguir?

Lo más importante es llevar una alimentación equilibrada huyendo de las grasas saturadas y azúcares industriales que no se encuentran naturalmente presentes en los alimentos. Siempre puede haber excepciones de consumo, el problema es que el consumo de estos sea habitual. Por tanto, el consumo de hidratos de carbono de calidad como pastas o cereales integrales, las proteínas presentes en carnes, pescados, frutos secos (no fritos) o determinadas verduras, hortalizas y semillas y las grasas presentes en los mismos productos, es crucial para soportar una carga de entrenamiento y competición elevada. 

¿Hay alimentos que mejoren el rendimiento en la cancha o la capacidad de recuperación del jugador? 

En general todos los alimentos naturales contienen sustancias utilizables por un deportista. Por ejemplo, la carne contiene proteína y creatina necesaria para el desarrollo y mantenimiento muscular; determinados pescados contienen grasas beneficiosas para articulaciones y para la correcta asimilación de proteínas; los cereales y las pastas integrales contienen hidratos de carbono de calidad que son la gasolina perfecta para un desarrollo correcto de la actividad física; y las frutas y verduras contienen vitaminas y minerales que actúan como antioxidantes de las células de nuestro organismo. Todos son importantes, en especial, a la hora de afectar positivamente al rendimiento de un jugador/a de baloncesto. En nuestro deporte, debido a sus características, el proceso de recuperación se basa principalmente en un aporte de proteínas e hidratos de carbono, y esto sí es muy importante, y es algo que debe de producirse inmediatamente después de la práctica para favorecer su absorción óptima.

El desconocimiento de la importancia del desarrollo físico y nutricional de los deportistas os ha llevado a poner en marcha el Strength and Conditioning Camp. ¿Qué van a aprender en este campus los jugadores que se apunten?

 Se trabajarán los factores más importantes de la coordinación, fuerza, potencia y velocidad y prestaremos atención a las estrategias pre y post entrenamiento y partido, además se realizarán estudios biomecánicos de cada asistente incidiendo en las necesidades de mejora de cada uno, sobre las que comenzaremos a trabajar en el propio campus.

¿Para quiénes está recomendado? 

Para jugadores/as que quieran mejorar su condición física y adquirir cierta autonomía a la hora de entrenar. También para jugadores que tengan un historial de lesiones y que quieran readaptar el trabajo físico de forma que les ayude a prevenir dichas lesiones. En general, jugadores/as que quieran o necesiten aprender detalles y características del proceso de entrenamiento físico que les ayude a rendir mejor en la práctica de este deporte.

¿Qué es lo más novedoso?

El entrenamiento irá acompañado de una pequeña parte teórica al inicio de la sesión para saber el cómo y el porqué del entrenamiento que se realizará a continuación de forma que los jugadores sean conscientes del trabajo que se realiza. Queremos que los jugadores entrenen, pero como hemos comentado con anterioridad, queremos concienciarles de cómo funciona su cuerpo y darles nociones básicas sobre el entrenamiento que deben aplicar para mejorar físicamente. 

Para terminar ¿alguna recomendación de rutina para no perder la forma durante el verano?

Lo mejor para el periodo de fuera de temporada, en mi opinión, es realizar actividad física variada que motive y que divierta al deportista de forma que mantenga su condición física casi sin darse cuenta. A medida que se acerque la pretemporada debería aumentar en cierta manera la especificidad del entrenamiento y la práctica del deporte en el que se compite. 

 

https://btorrelodones.com/Entrada/club/strength-conditioning-camp