Después de ser elegido en la tercera posición del Draft de 2017 y firmar una sensacional temporada como novato, Jayson Tatum se ha convertido en uno de los principales pilares del proyecto de futuro de los Boston Celtics.

Visiblemente cómodo y establecido en la franquicia, una versión mucho más joven de Tatum, sin embargo, habría encontrado esta situación muy difícil de entender y asimilar.

«De pequeño no me gustaban nada los Celtics. Los odiaba», admitió el jugador durante su participación en el podcast de Bill Simmons, periodista del medio The Ringer.

¿El motivo de esta repulsa y completa aversión? Kobe Bryant, el gran ídolo y referente de Tatum. «Mi jugador favorito era Kobe», continuó el sophomore. «Incluso antes de todo eso, cuando apenas tenía cuatro o cinco años, mi madre me preguntaba qué quería ser de mayor. Y yo siempre le contestaba: ‘Quiero ser Kobe’. Era mi jugador favorito. Tenía sus posters, todas sus camiseta. Era mi referente.»

Puede resultar difícil para los aficionados de los Celtics escuchar que su joven estrella rechazaba sin preámbulos a su equipos mientras crecía idolatrando a un Laker. Pero es importante recordar que Kobe fue uno de los mejores jugadores de la liga durante casi dos décadas, coincidiendo, además, con la infancia de Tatum.

El alero, de 20 años, nació en marzo de 1998, cuando Bryant afrontaba el tramo final de su segunda campaña en la NBA. Posteriormente continuaría su carrera hasta lograr un premio al MVP de la temporada, cinco campeonatos, dos premios al MVP de las Finales, dos títulos al máximo anotador dela temporada y cuatro veces elegido MVP del All-Star Game en sus 18 apariciones. Además de convertirse en el modelo a seguir de millones de chavales en todo el planeta.

Tatum vería cumplido su sueño no hace mucho, cuando pudo compartir sesiones de entrenamiento privadas con Kobe Bryant.

«Tuve la oportunidad de sentarme y hablar con él. Me reuní con él y hablamos de muchas cosas, tanto relacionados con el baloncesto como no. Intenté meterme en su mente para entender cómo hizo las cosas durante su carrera. Solo trataba de mejorar cada año. Solo quería mejorar y no retroceder en su juego. Su único propósito era ser el mejor. Trabajaba hasta el más mínimo detalle. Me explicó que el año que promedió 35 puntos se había pasado todo el verano trabajando el pie de pivote. Me pareció muy interesante.»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Acepto la política de privacidad *