Los Playoffs de la WNBA no están defraudando. Igualdad, emoción y exhibiciones individuales. Anoche, para mayor satisfacción del aficionado, las Mystics y las Mercury forzaron los quintos partidos en sus respectivas series.

Phoenix sufrió de lo lindo y tuvo que remontar para no quedar eliminada (86-84). Y es que las Storm salieron como un vendaval en el primer periodo (del 4-12 en tres minutos al 16-31 final). Jugaba Seattle, al fin, como en temporada regular. Como una máquina perfecta. El +15 era justo. Howard y Stewart, hiperactiva en ambos lados de la cancha, lideraban la comparsa. Pero a partir del 2Q fueron incapaces de frenar el poderío físico de Phoenix, personificado en las figuras de Bonner y Griner, autoras de 56 puntos (27 y 29 respectivamente). Fueron inteligentes las de Arizona, que ejercieron una defensa sobresaliente y poco a poco redujeron la ventaja en el marcador. Contribuyó también Taurasi, aunque desde una segunda fila. La canasta final, la ganadora, la anotó Griner desde 3-4 metros con un semigancho.

Por otra parte, Washington, que volvió a contar con Delle Donne (15+10), fue una apisonadora ante unas Dream (97-76) incapaces de seguir el ritmo ofensivo de las capitalinas. Toliver (22) y Atkins (19) llevaron el peso ofensivo de un encuentro sin misterio.
La madrugada del miércoles al jueves se disputarán los dos quintos partidos. En juego, dos billetes para la gran final.