Olía a venganza en Lleida. La revancha es igual de revancha en pretemporada. El FC Barcelona fue el encargado de apear al Morabanc Andorra de los pasados playoffs de la Liga Endesa; y el conjunto tricolor quería resarcirse de aquel partido en el que se vinieron abajo. Lo hizo a base de bien y se llevó la XXXIX Lliga Nacional Catalana ACB, que por primera vez en la historia traspasaba las fronteras catalanas.

Las muñecas del equipo del Principado comenzaron ardiendo; y las del Barça muy frías, casi heladas. Mientras David Walker y Vitali endosaban dos triples seguidos los jugadores azulgranas perdían tres pelotas consecutivas (0-6). Ante Tomic intentaba estrenar el marcador catalán pero se topó con un muro llamado Diagne, que no pudo convertir un 2+1 (0-10) tras un espectacular pase de Vitali, una de las primeras opciones ofensivas del Morabanc. No fue hasta que los pupilos de Svetislav Pesic entraron en bonus que pudieron anotar su primer punto a los 5 minutos de partido: Singleton anotaba un tiro libre de los tres que intentó (1-10). Poco a poco el Barça fue creciendo a partir de la defensa, provocando errores en el Morabanc y anotando canastas fáciles para acercarse 15-21 al final del primer cuarto. 

El conjunto andorrano comenzaba a tener más dificultad para anotar puntos. Y el Barça, a un ritmo más alto y encontrando a los hombres altos bajo el aro, completaba un 2+1 de Claver. Aun así había espacios, había ayudas incompletas en el entramado defensivo barcelonense. Upshaw Jr. y Jelinek las aprovechaban y no perdonaban desde el perímetro (20-27). Y Luz hacía lo propio bajo la canasta tras una jugada entre la fantasía y la precipitación. Más otro triple del francotirador Jelinek tras una finta y la defensa azulgrana miraba (22-32). Bajar el ritmo del partido, esperando a los últimos segundos de posesión y jugando al uno contra uno eran las principales bazas de los andorranos. Y otro triple más en pleno atasco del Barça (22-37). Esta vez Ennis se unía a la lista de jugadores habiendo anotado al menos un tiro de tres puntos. Ennis de nuevo para cerrar un parcial de 4-0 a favor del Barça (26-40). Los culers no podían hacer nada para frenar el acierto principesco y se fueron a los vestuarios con un severo correctivo (33-46).

El descanso no enfrió a los chicos de Ibon Navarro. Buscando siempre al hombre desmarcado, agotando la posesión si hacía falta. En un lado de la pista se anotaba y en el otro no. Walker, Vitali, Shurna, Ennis y Upshaw Jr. iban desmelenados desde el perímetro (42-60). La ventaja iba aumentando a un ritmo preocupante. Pesic ya no sabía qué tocar, qué decir ni a quién poner en pista; pues nadie era capaz de traspasar la defensa andorrana si no era desde la línea de tiro libre. Y el pobre Singleton ni así podía, que acabó con un 5/8 de tiros libres y un 0/4 en tiros de campo.

El veterano entrenador azulgrana hizo debutar a Aleix Font, enviando un mensaje a sus pupilos, que estaban totalmente desnortados y sin dar signos de intentar atrapar al Morabanc. El tercer cuarto, un paseo militar de los andorranos que sentenciaba la final, se cerraba con 51-72.

Con el partido roto también entró el enorme Artem Pustovyi para los azulgranas. Tanto el ucraniano como el canterano dejaron mejores sensaciones que sus compañeros. La torre del Barça Lassa se encargó de completar un alley-oop (61-77) mientras que la joven promesa culer recuperó una pelota y anotó un triple (64-80). Aun así, los triples andorranos iban cayendo uno tras otro: Vitaly, que también machacó con vehemencia la canasta delante de Singleton, y Shurna por tres veces. Los de Ibon Navarro aspiraban al centenar de puntos aunque se quedaron algo cortos para acabar despedazando sin piedad al Barça Lassa por 76-94. El príncipe andorrano ganó al rey catalán para alzar su primera Lliga Catalana.