Tras finalizar la pasada campaña en Zaragoza, Xavi Rey (Barcelona, 1987) volverá a jugar en el extranjero. Aunque no tan lejos como en su anterior aventura (Turquía). El pívot vestirá los colores del Benfica, uno de los mejores clubes de Portugal. Miembro de la selección que ganó el bronce en el Eurobasket de 2013 y plata en aquel Europeo U20 de 2007 (junto a Llull, Ribas o Beirán entre otros), Rey atiende a Fullbasket con las ideas claras y sin pelos en la lengua.

 Nuevo proyecto en el extranjero. ¿Está motivado?

Afronto el curso con mucha ilusión. Es un nuevo reto, una nueva liga, un nuevo idioma, otra cultura… En definitiva, como empezar de cero, aunque ya tenga mil experiencias encima (risas).

¿Es Arturo Álvarez su gran valedor para llegar al Benfica?

A Arturo no lo conocía personalmente, la verdad, pero tenía muy buenos informes sobre él. Se puso en contacto con mi representante para ver si podía ir allí y desde el primer momento hubo entendimiento con el club. La oferta a nivel económico, deportivo y de experiencia fue muy buena así que no dudé en venir.

¿No recibió ofertas para seguir en la ACB?

Obviamente las hubiera habido, pero habrían sido una basura. En vez de esperar hasta el final del mercado para coger migajas, quise aceptar la oferta del Benfica porque considero que tengo aún buen nivel, como demostré en Zaragoza. Quería confiar en un proyecto y hacer las cosas con sentido, no esperar al final y elegir más por obligación que por deseo.

¿Una basura a nivel deportivo o económico?

A nivel deportivo o de rol no, más bien a nivel económico. Ahora mismo al jugador nacional no se le valora y se espera al final del mercado para completar los equipos.

¿Por qué?

A nivel de normativa, todas las ligas europeas tienen al jugador nacional blindado. Menos en la nuestra, en la que hay muchas ‘trampas’ para que haya equipos incluso con 0 españoles. Da que pensar.

Usted es precisamente un perfil –pívot clásico-, cupo, prácticamente en extinción.

El cupo no importa, eso es un hecho. Hace diez años era impensable que un perfil como yo no tuviera equipo. No es por echarme flores, porque yo en pista demostré en Zaragoza que aún rindo. Se valora más el capital extranjero que lo que tenemos aquí.

¿Llega a generar frustración el hecho de no tener ofertas?

Depende. Si tu juegas mal es lo que te toca. Pero si tu juegas bien y haces tus deberes ya no depende de ti. En el extranjero por suerte se me valora más.

¿Qué valoración hace de su experiencia en Turquía?

La verdad es que fue muy interesante. A nivel económico la oferta era muy superior a cualquiera de las que pudiera recibir en ACB. Y eso que jugué en la segunda división de la liga turca (en el Mamak Belediyesi Ankara). Conocí una nueva cultura y a nivel competitivo también tuve que medirme a rivales muy físicos.

Volviendo al presente, en el horizonte está esa eliminatoria contra el Sassari para disputar la FIBA Europe Cup.

Será una eliminatoria complicada porque además ahora tenemos a la mitad del equipo con sus selecciones, por lo que la pretemporada será extraña. Tendremos poco tiempo para preparar la eliminatoria, pero no hay excusas que valgan. Es un objetivo importante para el club.

Han pasado ya 5 años de aquel Eurobasket… ¿Le gustaría volver a la selección? Ahora con las ventanas FIBA se abren un poco más las opciones.

¡Claro que me gustaría! Tengo que seguir trabajando a mi bola, ahora en Portugal, pero no es algo que me quite el sueño, honestamente.

Echando la vista atrás, ¿se arrepiente de alguna decisión que haya tomado a lo largo de su carrera?

Si estuviera en un sótano hundido en la miseria seguramente podría arrepentirme de algo, pero no es el caso. Lógicamente soy consciente que he cometido muchos errores en mi pasado de los que he aprendido, tengo información que no tenía antes… Pero no diría que me arrepiento de algo. Lamento haber tenido problemas con las lesiones en estos últimos años.

Esa es una de las etiquetas más difíciles de quitar, ¿verdad? La de ser un jugador propenso a lesionarse.

Desde luego, y puedo llegar a entenderlo. Si tienes que invertir en un jugador que crees, ya sea por informes o prejuicios, que puede lesionarse con facilidad, lo lógico es que apuestes por alguno ‘sano’.

¿Dónde se ve Xavi Rey una vez deje el baloncesto?

Estoy estudiando psicología, me atrae mucho, pero aún no sé en qué especializarme. Mi energía está dedicada plenamente en el baloncesto. Creo que tengo cuerda para rato (risas). Además, creo que las experiencias en el extranjero me ayudan a aprender idiomas y curtirme para un futuro.