Partido de presentación por parte de Montakit Fuenlabrada. Enfrente un San Pablo Burgos, que está siendo una de las sensaciones de la pretemporada, por su fuerza tanto en ataque como en defensa. por primera vez a una cancha nueva para ellos.

Se esperaba un bonito duelo de baloncesto en tierras fuenlabreñas entre dos equipos en plena preparación, pero con muchas ganas de ir adquiriendo buenas vibraciones para el inminente comienzo liguero.

El resultado fue lo de menos. Ya que ambos equipos se dispusieron en la cancha, para practicar sus diferentes esquemas

El partido comenzó con ambos equipos mostrando todas sus cartas de ataque. Con una gran igualdad en ambos equipos y sin bajar los brazos. Fuenlabrada golpeó primero con un triple de Clarks. Pero el trabajo en equipo por parte del Burgos hizo que el juego local no surtiera el efecto deseado.

El segundo cuarto, fue un paseo militar por parte del San Pablo Burgos. Jugaron sin piedad ante un Montakit Fuenlabrada, perdido en la cancha y jugando sin ideas y muchos fallos.

Mientras tanto Fuenlabrada jugaba a intentar enlazar varias jugadas y rematarlas con éxito. A través del juego de sus bases, Popovic y Bellas lograron acercarse en el luminoso.

El final del primer acto acabó con una ligera ventaja a favor de San Pablo Burgos.

La vuelta del descanso, trajo en ambos equipos la misma tónica de los cuartos anteriores, pero con los papeles invertidos entre ambos equipos. Sin grandes jugadas, pero mucha eficacia por parte de los locales. Hasta que el Burgos volvió la partido y seco la pólvora a Fuenlabrada.

Fuenlabrada buscaba la remontada, pero solo lo conseguía a rachas.
Burgos únicamente se dedicó a terminar el cuarto sin apretar mucho pero sin bajar la guardia.

El último cuarto, fue un cuarto con un ritmo intenso. Montakit Fuenlabrada buscó una reacción para lograr la remontada. Y San Pablo Burgos que ya saboreaba la Victoria y por eso no dejó nada al azar y no falló sus canastas, pero se vio sorprendido al final y se encontró en los minutos finales jugándose jugar la prórroga.

La prórroga trajo consigo los mismos ingredientes del primer cuarto. Duelo de piezas en el juego, intensidad y mucho ritmo. La grada «salto» a la cancha para llevar en volandas a su equipo que hizo posible la victoria final.

El resultado final hizo que mucha gente que ya enfilaba hacia la salida, se diera la vuelta y animara a su equipo. El Fernando Martín se fue a casa con ganas de más baloncesto y ver la evolución de su equipo este año.

FOTOGALERÍA by Pablo Fuste