El contraste entre jugadores experimentados que han ganado anillos de la NBA y jugadores jóvenes que acaban de llegar a la liga en el vestuario de los Lakers es evidente. LeBron James, Rajon Rondo, Lance Stephenson y Javale McGee llegan a Los Angeles no solo para sumar en la pista, sino para enseñar a Lonzo Ball, Kyle Kuzma, Brandon Ingram y demás jóvenes cómo prepararse para competir durante toda la temporada.

Rob Pelinka, General Manager de Los Angeles Lakers, compareció ayer junto a Magic Johnson ante la prensa y contó cómo está siendo ese aprendizaje en el puesto de base. La leyenda de la franquicia Magic reunió a Rajon Rondo y a Lonzo Ball en la sala de vídeos y pusieron el partido que enfrentó la temporada pasada a angelinos y a Pelicans, el anterior equipo de Rondo.

Magic pidió a Rondo que fuese narrando el partido en los momentos que él tenía el balón, haciendo hincapié en explicar por qué tomaba cada decisión y qué tenía en mente cada vez que tenía la posesión en sus manos. Después, pidió a Ball que hiciera lo mismo. Hay que recordar que los ahora compañeros, se defendían entre ellos en aquel partido que ganaron los Pelicans 128-125. «Los dos narraban su partido desde la propia perspectiva, y tenían al mejor base de la historia de este deporte supervisando las observaciones que hacía cada uno – contaba Pelinka – Si lo que vivimos en esa sala hubiese sido retransmitido a través del Pay per view, hubiésemos vendido un millón de tickets. De todas formas, estar en esa sala y escuchar a los tres bases analizar el juego es un ejemplo de lo que está pasando estos días en las instalaciones de entrenamiento y de lo que va a suceder durante la temporada para que vayamos mejorando».

En aquella victoria de los Pelicans Rondo terminó con 24 puntos y 10 asistencias y Lonzo Ball tuvo una noche de 6 puntos, 9 asistencias y 13 rebotes en 44 minutos que estuvo en pista.