Zeljko Obradovic es uno de esos ilustres personajes cuya trayectoria habla por ellos pero que, por otro lado, no tiene pelos en la lengua para abordar los temas más polémicos del panorama baloncestístico europeo.

Aprovechando su viaje a tierras croatas para disputar un torneo de verano en el que también participaron el CSKA Moscú o Maccabi Tel Aviv, el técnico del Fenerbahçe fue entrevistado por el medio local Vecernji List, la cual giró principalmente en torno a las selecciones nacionales.

Obradovic, quien también ha sido entrenador nacional en el pasado, habló sobre la situación actual con las controvertidas ventanas FIBA.

“Siempre le digo a los jugadores que deben jugar para el equipo nacional, que es el mayor honor para un jugador. Pero solo en el momento adecuado. Y las ventanas FIBA en noviembre y febrero no lo son. No es normal que las selecciones nacionales jueguen sin sus mejores jugadores, los cuales están en la NBA y Euroliga en ese momento. Pero obviamente algunas personas no entienden eso.”

Cuando fue preguntado sobre la posible solución al conflicto entre FIBA y Euroliga, el técnico señaló hacia el otro lado del Atlántico.

“¿Se rendirá la NBA? El año pasado hubo 85 jugadores en la NBA que no pudieron jugar con su selección. Si la NBA no lo permite, ¿por qué debería hacerlo la Euroliga? Yo nunca le dije a un jugador que no puede jugar para su selección. La decisión también es de ellos.”

Las declaraciones de Obradovic apuntan en la dirección correcta. Eslovenia, el campeón del pasado EuroBasket, está en serio peligro de perderse la Copa del Mundo después de una mala racha de resultados en unas ventanas FIBA en las que no han podido contar con sus mejores jugadores, entre ellos Luka Doncic.

“Sinceramente, no es normal”, continuaba Obradovic. “Además, ¿no era mejor cuando los campeonatos europeos se jugaban cada dos años y no como ahora, cada cuatro? Todas estas decisiones que se han tomado últimamente son muy extrañas.”

Para finalizar, Obradovic aprovechó la entrevista para explicar sus experiencias como seleccionador nacional y la frustración que puede conllevar el cargo.

“Comienzas con la mayor de las motivaciones, haces la lista con los jugadores y luego cinco te dicen que están lesionados y otros tantos inventan alguna razón para no jugar. Luego empiezas a trabajar y las lesiones continúan. Algunos jugadores antes venían con la selección para “estar en el escaparate”, pero ahora no es así. Aún así, ninguno de ellos puede convencerme de que el equipo nacional no les aportó nada bueno, algo que no pueden conseguir en sus clubes.”

“La motivación del jugador también es un factor clave. Aunque vengas voluntariamente a la selección, eso no significa que vayan a rendir según lo previsto. “Vine y puedo hacer lo que quiera”, piensan algunos. En ese caso, es mejor que no vengas porque cuando usas el emblema de tu país, algunas normas de comportamiento son necesarias.”