El miedo al descenso y a la desaparición del Divina Seguros Joventut ha dado paso a un optimismo inaudito en Badalona. Donde antes solamente se veía un equipo superviviente ahora se sueña con una de las plantillas más competitivas de la Liga Endesa. El mayor motivo ha sido la inyección económica que ha recibido la Penya por parte de Scranton Enterprises, una de las empresas de la multinacional del sector farmacéutico Grifols. El montante total asciende a 3,7 millones de euros que permitirán la viabilidad y crecimiento del Joventut. 

Le segunda gran noticia del verano en clave verdinegra ha sido la renovación de Nicolás Laprovittola. La estrella argentina decidió desvincularse del Zenit de San Petersburgo para volver a Badalona, donde es considerado un héroe al ser el principal artífice sobre la pista de la salvación de la Penya. De hecho, sus números lo confirman como el jugador del Joventut más determinante de toda la década: el jugador con mejor promedio de valoración con 17,2; de puntos con 16,4 y de asistencias con 6,9. De esta manera, el base volverá a estar escudado por Xabi López-Arostegui, el capitán Albert Ventura, Simon Birgander y el carismático José Ignacio Nogués.

El Joventut se ha reforzado esta temporada a base bien. Las bajas respecto al curso pasado han sido notorias — la última ha sido la del veterano Sergi Vidal — y para apuntalar el equipo los responsables verdinegros han fijado sus miradas en la Summer League de la NBA, concretamente en los Brooklyn Nets y los Cleveland Cavaliers, y en la NBL, la liga de Nueva Zelanda. 

Las oficinas de la Penya han echado humo para traer a un cuarteto formidable sobre las estadísticas. Shawn Dawson, un alero americano israelí de corte atlético; Conor Morgan, un ‘cuatro’ hecho a base de potencia; Dakota Mathias, un escolta de muñeca caliente desde el perímetro; y Quincy Miller, un viejo conocido de las grandes competiciones europeas y sus enfermerías, han sido los escogidos para elevar el nivel del equipo. Además, Marko Todorovic tiene todos los números para quedarse en el Joventut y apuntalar la pintura verdinegra. 

Mientras que Quincy Miller aún está pendiente de debutar tras llegar lesionado, todas las demás incorporaciones han rendido desde el primer momento. Dawson se ha convertido en una de las piedras angulares del equipo de Carles Duran, con el que ya tuvo sus primeros contactos en Estados Unidos. El alero ha desembarcado en Badalona con ganas de reivindicarse después de no haber conseguido quedarse en la NBA hasta en tres ocasiones y ha ofrecido actuaciones formidables en pretemporada promediando 19 puntos por partido. Mathias, que tampoco fue drafteado, ha dejado buenas sensaciones desde el perímetro y está llamado a ser el tirador del equipo, un rol que la temporada pasada no había. Conor Morgan también ha brillado a base de puntos y una entrega digna de mención. 

La fuerza de la cantera siguirá estando presente una vez más en la Penya. Y está temporada aún más. El Joventut de Badalona contará este curso con tres jugadores recién salidos de la base. El base letón Arturs Zagars, el ala-pívot Joel Parra y el pívot holandés Terrence Bieshaar han sido los escogidos para ayudar al Joventut. Todos ellos estarán respaldados por Neno Dimitrijevic, otra promesa verdinegra que ya debutó la temporada pasada en la Liga Endesa, y que es el espejo en el que los demás canteranos deben mirarse. 

Con una plantilla rejuvenecida en años y calidad sin dejar de lado la cantera como signo de identidad, el Divina Seguros Joventut afronta una temporada con ilusión y con el objetivo principal de asegurar la permanencia cuanto antes para evitar las situaciones de las últimas temporadas. Una vez con la salvación en el bolsillo tocará mirar hacia arriba para así poder pelear por objetivos más suculentos como la Copa del Rey o las competiciones europeas. Una cosa está clara: en Badalona esta temporada lo pasarán bien.