La selección de siempre. La que convence, la que se gusta, la que hace disfrutar, la que compite, la que gana. La selección irrepetible. En unos cuartos de final que iban encaminados a un final de infarto, agónico, de los que requieren desfibrilador y te dejan sin uñas, España decidió que no, que era el momento de firmar probablemente uno de los mejores periodos de este grupo. Con un órdago defensivo casi sin precedentes, la anfitriona secó a Canadá. La neutralizó. La maniató. Canadá, un equipo que estaba promediando un 40% en triples, firmó un 20% (3/15). Canadá, una selección que promediaba 78 puntos, se quedó en 53. Canadá, que no gana a España desde 1994, deberá esperar una nueva oportunidad. La tendrá, seguro, porque tiene un bloque joven repleto de talento.

Con un parcial de ensueño (0-19, 3-21 final), España fue capaz de remontar y llevarse el triunfo que le permite acceder a las semifinales. O lo que es lo mismo, que la selección volverá a luchar por las medallas por sexto campeonato seguido. Gran parte del mérito, aunque en un equipo como este siempre cuesta destacar individualidades, fue de Queralt Casas. La catalana, que desde el Eurobasket 2013 no jugaba un torneo con España, fue el alma del equipo. El faro que guió la reacción del 2Q -junto a Ouviña-. Esa actriz secundaria que decide pasar a un primer plano de forma inesperada para acaparar focos y ser admirada por los espectadores. Esa gregaria que transforma su rol para recibir, por un día, la etiqueta de líder. Corrió, defendió, atacó el aro como si no hubiera un mañana y se llevó la ovación del respetable. 13 puntos, 18 de valoración… y +24 de España con ella en pista. Poco más que añadir.

Tenerife vibró con la versión más bravucona de la selección y el sueño compartido sigue adelante.

ESTADÍSTICAS

Un inicio complicado

Como a lo largo del campeonato, España volvió a salir espesa. Ni el triple inicial de Torrens, al fin asumiendo protagonismo en ataque, dio confianza a las españolas, que acumulaban un 1/10 en tiros de campo tras los primeros 6 minutos. Bien seleccionados alguno de ellos, pero el desacierto marcó los primeros compases del juego. Pese al buen trabajo de Nicholls con Kia Nurse en defensa (la canadiense solo sumaba desde la línea de tiros libres), Colley superó físicamente una y otra vez a Palau. La joven de 22 años, actualmente en Michigan State, aprovechó su capacidad atlética y obligó a Mondelo a detener el encuentro tras un triple sin oposición (14-6, min 8).

Un banquillo revitalizador

Necesitaba España agitar el choque, aumentar la intensidad defensiva, cambiar el ritmo. Menos vals y más salsa. Y ante esa llamada acudieron, tan fieles como efectivas, Queralt Casas y Cristina Ouviña. Una vez más, la catalana y la aragonesa lideraron la reacción desde la segunda mitad. Aguerridas como pocas atrás, su aportación ofensiva permitió a España darle la vuelta al marcador con un parcial de 4-17 (18-23, min 14). Ouviña sumó 4 puntos, dio otros 4 (dos asistencias) y robó un balón en apenas siete minutos. +13 España con ella en pista.

El guión había cambiado. Canadá no daba con la tecla y Ndour, desconectada en el 1Q, irrumpió en los últimos minutos para mantener a España con ventaja al descanso (27-29).

Se animó el partido tras el paso por vestuarios. Desinhibidas ambas selecciones, y con el cansancio haciendo mella, Nurse decidió dar un paso al frente. Y exhibió todo ese potencial que atesora y que le hace tener una carrera prometedora por delante. Ndour, en el otro costado, respondía. Fue un tercer periodo trepidante. Un toma y daca de tú a tú sin miramientos. ¿Conclusión? Diez minutos y todo por decidir (50-47).

El show de Casas… y la defensa

Dicen que los genios aparecen en el momento oportuno. Y eso hizo Laia Palau, irreconocible en los primeros 30 minutos, para asistir dos veces seguidas a Ndour, infalible bajo canasta. España se ponía por delante (50-51, min 32). Pero eso solo era el aperitivo de lo que estaba por venir. Las de Mondelo firmaron un parcial memorable de 0-19, encabezadas por Queralt Casas –la mejor- y una oda a la defensa. Se ahogaron las canadienses en el férreo tejido español. España anuló a Nurse, cerró la pintura, negó todas las líneas de pase y evitó sorpresas en el rebote. Tenerife se volcaba con el equipo a la par que la selección se crecía cada vez más. Puro corazón, una exhibición táctica. Un triple de Ouviña, que ponía el 50-62 a falta de 4 minutos, sentenció a las norteamericanas, completamente desahuciadas e impotentes ante el vendaval de la anfitriona. Ya no hubo más historia.

Decía Mondelo en la previa del partido que “en estos momentos solo vale competir y ahí somos las mejores”. Una vez más, acertó. El ADN competitivo de España no tiene límites. Este sábado, España-Australia. En la otra semifinal, Estados Unidos vs Bélgica.

Los últimos 10 campeonatos de España

  • Juegos Olímpicos 2008: 5º
  • Eurobasket 2009: 3º
  • Mundial 2010: 3º
  • Eurobasket 2011: 9º
  • Eurobasket 2013: 1º
  • Mundial 2014: 2º
  • Eurobasket 2015: 3º
  • Juegos Olímpicos 2016: 2º
  • Eurobasket 2017: 1º
  • Mundial 2018: ?

Algunas jugadas…