Día triste para el baloncesto español. Josep Lluís Cortés, el que fuera asistente del mítico seleccionador Díaz-Miguel, ha fallecido este jueves a los 81 años de edad.

Con Josep Lluís se va un pedacito de nuestra historia, y es que el catalán fue un notable jugador en la década de los 50 y 60, convirtiéndose en el primer jugador que alcanzó los 100 partidos con la selección española (acumuló 118 encuentros). Con España logró una medalla de plata en los Juegos Mediterráneos de 1959.

Nacido en Badalona, Lluís empezó su trayectoria en el Círcol Catòlic, pasando posteriormente por el Orillo Verde (56-58), el Real Madrid (58-62) y finalmente en el Joventut (62-69). En 1957 fue nombrado ‘Mejor jugador’ de la liga española, conquistando 4 Ligas (3 de blanco y 1 de verdinegro) y 5 Copas de España (4-1).

Una vez finalizada su etapa como jugador se pasó a los banquillos, donde dirigió al Círcol Catòlic, a la Penya, al renacido RCD Espanyol y a las selecciones españolas femeninas. Aunque su mayor legado fue posiblemente el de ser la mano derecha de Antonio Díaz-Miguel.

El baloncesto español llora hoy la muerte de Josep Lluís, que en estos últimos había estado ligado a la Federació Catalana de Basquetbol (FCBQ) y a la Asociación Española de Entrenadores de Baloncesto (AEEB).

Que descanse en paz.