El Palau no se divirtió. En absoluto. En horario de Tour de Francia, los cuarenta minutos fueron puramente llanos, sin movimientos en el pelotón. Pocos puntos y agonía hasta el final, con un tiro fallado de Ennis -podría haber forzado la prórroga- y un contraataque fácil de Ribas que sentenció. El Morabanc llevó el partido a su terreno y le faltó acierto en el lanzamiento exterior para asaltar el coliseo culé.

El Barcelona llegará al inicio de la Euroliga -próximo jueves ante el CSKA en Moscú- con confianza, por las tres victorias seguidas en la Liga Endesa, aunque sin demasiados vítores. Los de Pesic superaron al Morabanc Andorra en un partido insulso, con infinidad de fallos y un ritmo bajo. Tras una primera mitad igualada [33-32] los azulgrana abrieron brecha en el tercer periodo y, pese al empeño de los de Ibon Navarro, ya no dilapidaron su renta. Singleton [16 puntos, cuatro triples] y Ribas [11+5+5], sin demasiados adornos, fueron los más destacados en un bando local que sigue construyendo sin transmitir consistencia ni confianza.

ESTADÍSTICAS 

Ya fuese por el cansancio de la jornada intersemanal o por el novedoso horario de juego [17h], el partido estuvo lejos de ser atractivo para el espectador. Un fiel reflejo de esta afirmación es la cifra de pérdidas y faltas al descanso: 20 y 19 respectivamente entre ambos equipos. Los fallos, tanto en el tiro como en la toma de decisiones, fueron la tónica de una primera mitad igualada que Morabanc comenzó dominando.

Los triples de Shurna, Jelinek y Ennis permitieron al Andorra mandar en el primer periodo [13-17], aunque rápidamente vería como el Barça le daba la vuelta al marcador con la irrupción de Séraphin. Dos mates y parcial de 7-0 en apenas un minuto. El cabreo de Ibon, sideral y justificado.

Whittington y Upshaw abrieron la pista desde el banquillo y Andorra se puso otra vez por delante [22-24, min 13]. De ahí en adelante el encuentro fue una concatenación de errores, con poco acierto y absoluta igualdad [33-32 al descanso].

El paso por vestuarios reactivó ligeramente al Barça, que había echado en falta anotación exterior. Apareció Pau Ribas con dos triples seguidos y Tomic, en una de los pocos despistes de Diagne, puso la máxima diferencia del partido [48-37, min 25]. No se atrevía Albicy en acciones que parecían propicias para romper, pero Ennis y Whittington sí fueron capaces de mantener con vida a los del Principado, visiblemente cansados tras tres salidas consecutivas. Se desesperaba el Palau ante algunas pérdidas -16 en total del Barça- y Andorra aprovechaba la incertidumbre para llegar con vida al último cuarto [55-50].

Tardó cuatro minutos Singleton en anotar la primera canasta del Barça en el último periodo, un triple -su cuarto- que vino acompañado por otro de Ribas, pero ni con esas mejoraron su ritmo los de Pesic. El Morabanc, abonado al funambulismo, tiró de orgullo para seguir cerca en el marcador. Diagne desquició constantemente a Tomic y contagió a los suyos, que tuvieron hasta cuatro ataques seguidos para ponerse por delante en los últimos dos minutos, pero el aro se les cerró y los triples ya no entraron. Ennis pudo forzar la prórroga, pero falló y Ribas sentenció en transición y sin apenas oposición.

Tercera victoria seguida en la liga de un Barcelona fiable en resultados pero con mucho trabajo por delante si quiere cumplir sus objetivos continentales. El rebote, los tiros libres y las pérdidas, lacras que deberán mejorarse.