Hay una forma muy sencilla en la que podemos dividir la vida: las buenas decisiones y las malas. Dejando a un lado que se trata de una separación muy simple puede servir para poder hacer una pequeña clasificación orientativa. En el caso de los equipos de fútbol, baloncesto o de lo quieras, se puede hacer esta misma partición sin ningún tipo de problema y te ayudará a entender el porqué de las cosas. Según el número de buenas decisiones que tomes, más probabilidades tendrás de que los objetivos propuestos se cumplan.

Pues bien, últimamente el Real Madrid de Baloncesto está tomando muchas buenas decisiones. Apostar por Laso. No despedirlo en los momentos de dudas. Contratar a un Rudy Fernández que ayudó a dar un salto competitivo. Y, como no, sumar al proyecto a Jaycee Carroll. El escolta estadounidense brilló en el Gran Canaria, después de abandonar el sueño NBA, y llamó la atención de la directiva del Real Madrid. Además, su pronta conversión a la doble nacionalidad fue un gran puente para asegurarse su presencia en el Real Madrid durante muchos años.

Es por eso que no sería una locura afirmar que el ‘20’ blanco está opositando para convertirse en uno de los mejores jugadores del Real Madrid no europeos. Su trayectoria con la camiseta blanca es absolutamente impecable y ha sido pieza clave en la consecución de todos los títulos que ha dejado la ‘Era Laso’. Siempre servicial y dispuesto a ayudar al equipo, dejando por el camino auténticas exhibiciones de tiro que quedarán para la historia. También sorprendió su capacidad de adaptarse al ‘rol’ que le exigió Laso en cada momento y su habilidad para explotarlo al máximo. Una continuidad que le ha llevado a convertirse en el jugador extranjero que más partidos ha jugado con la camiseta blanca.

 

Jaycee Carroll, madridista hasta 2020

Según ha confirmado el Real Madrid de Baloncesto, el club y el jugador, han llegado a un acuerdo por el cual se ampliará su contrato y seguirá vinculado a la casa blanca. Carroll continuará a las órdenes de Laso, mínimo, has la temporada 2019-2020. Asegurando de este modo la presencia de uno de los grandes pesos del vestuario y uno de los culpables de los éxitos de las temporadas pasadas.

Sin embargo, la renovación de Jaycee no solo atiende al hecho de mantener su figura dentro del club. Él sigue siendo un jugador muy válido y tiene un papel muy definido en el equipo. Carroll se ha convertido en ese especialista en el que confiar a la hora de romper sistemas defensivos rivales y cambiar dinámicas de juego. Es esa última esperanza a la que agarrarse cuando parece que todo está perdido. Frío en el clutch, letal desde el 6,75.

En su palmarés encontramos 513 partidos jugados con la camiseta del Real Madrid. Durante ese tiempo ha ganado dos Euroligas, una Intercontinental, cuatro Ligas, cuatro Supercopas y cinco Copas del Rey. Además de un sinfín de grandes momentos en los que dio un paso hacia delante y demostró que no es un jugador más. Probablemente uno de los mejores francotiradores que ha conocido Europa en el último lustro.

Un ejemplo muy reciente del impacto que tiene (y sigue teniendo) Jaycee Carroll en el Real Madrid es en la final de la pasada Liga Endesa. El jugador estadounidense se echó el equipo a la espalda, una vez más, y volvió absolutamente loca a toda la defensa del Baskonia. El mormón cosechó unos registros de escándalo y ametralló al conjunto vasco desde los tres puntos. Es cierto que su rol es menos importante que otros años, pero sigue siendo clave para cambiar dinámicas de juego y romper encuentros. Así pues, el Real Madrid está de enhorabuena puesto que su estrella seguirá jugando para ellos y, muy seguramente, se acabe retirando con la camiseta del club con el que lo ganó todo. La metralleta continuará al servicio del Real Madrid.