Sam Van Rossom, que hasta el último segundo del partido llevaba un 0/4 en triples, encestó su único lanzamiento desde la larga distancia sobre la bocina de posesión para derrotar a un combativo Monbus Obradoiro que, a base de casta y buen juego, plantó cara a los ‘taronjas’ hasta el final.
CRÓNICA

Los pívots de ambos equipos fueron lo más destacable de ambos equipos en el primer tramo del encuentro. Algo esperable en Valencia Basket, debido a un juego exterior en cuadro por las lesiones, pero no en Monbus Obradoiro, que destaca por su lanzamiento desde la línea de tres puntos. Así, fueron Obst y Vasileiadis quienes acertaron primero desde el perímetro. Sin embargo, los visitantes no se dejaron amedrentar y mostraron sus armas desde el 6’75. Primero Abalde y luego, sobre la bocina del primer cuarto, Sergi García ponía a los suyos cuatro arriba con un triple (19-23).

El inicio del segundo cuarto tuvo un claro color ‘taronja’. Los hombres de Moncho Fernández se atascaron en ataque y no vieron aro durante los dos primeros minutos. Esto fue aprovechado por los valencianos para establecer la máxima diferencia del encuentro para ellos: +9. Pero tras este bajón local, tocó -como ya viene siendo habitual- una mejora notable en el juego. Cimentando el juego en una gran defensa, el Monbus Obradoiro logró un parcial de 7-0 para volver a meterse en el encuentro. Un triplazo a una mano de un inspirado Vasileiadis permitía a los suyos dar la vuelta al marcador e irse a los vestuarios por encima (40-37).

Tras el descanso, Moncho colocó en pista al mismo quinteto que inició el partido y el resultado de ello fue inmejorable. Comandado por un gran Pepe Pozas, el Monbus Obradoiro practicó un juego muy coral, anotando de todas las maneras posibles, poniendo tierra de por medio. El base malagueño repartió asistencias por doquier: Singler, Brodziansky, Obst… todos vieron aro tras ser asistidos por su capitán para hacer un parcial de 12-0.

El tiempo muerto de Ponsarnau para parar esta sangría hizo efecto en los suyos. Una mejora defensiva y el acierto de sus interiores, el Valencia Basket bajaba la barrera psicológica de los 10 puntos para afrontar el último cuarto con una desventaja de 7 puntos (68-61).

En el inicio del último cuarto se vio la cara mala de los locales. Otro atasco ofensivo se saldó con cuatro minutos sin ver aro. Un regalo para un equipo del nivel de Valencia Basket, que les permitió igualar el partido. Louis Labeyrie, Dubljevic y, sobre todo, Will Thomas fueron los mejores en este tramo. El ala pívot norteamericano, que actualmente está pasando por un gran momento de forma, sacó petróleo en cada acción ante un Brodzianky totalmente superado en el poste bajo. Así, con un fade-away aventajaba a los ‘taronjas’ dos arriba a falta de 20 segundos.

En el siguiente ataque, Van Rossom cometía falta sobre Pozas, teniendo este dos tiros libres para empatar el partido. Falló los dos, pero Kyle Singler emergió de la nada y superó a Dubljevic para conseguir el rebote ofensivo y anotar una bandeja para empatar. Sin embargo, cuando todo parecía abocado a la prórroga, Sam Van Rossom, negado hasta el momento en el triple, se vistió de héroe y anotó un triple al quinto intento sobre la bocina de posesión para llevarse la victoria a Valencia.

ESTADÍSTICAS