Plantilla Detroit Pistons 18/19

Dos campañas sin aparecer por la postemporada han desembocado en nueva etapa en Motor City. Los Pistons cambian radicalmente la dirección, tras prescindir de los servicios de Stan Van Gundy, el que era entrenador y el director de operaciones. El fracaso de su gestión fue notable.

Y todo esto nos lleva a la siguiente era en Detroit, tras la inesperada salida de Dwane Casey, mejor entrenador del año y que consiguió hacer líderes del Este a Toronto, sus malos resultados en Playoffs hicieron tomar una decisión más que discutida a los Raptors. Los Pistons deben conjuntar las piezas que tienen y crear un nuevo núcleo solido dentro de una plantilla con muchas posibilidades. Reggie Jackson, Blake Griffin y Andre Drummond pueden constituir un buen Big Three apoyados de buenos jugadores secundarios.

La cifra salarial con la que se mueven los Pistons actualmente les limita bastante, tienen comprometidos una gran cifra en sus 3 puntas de lanza, cuando todavía no saben si el plan va a funcionar realmente como esperan. En una NBA cada vez más enfocada al “Small Ball” nos encontramos con dos interiores “top” de la liga y un perímetro que no ofrece todas las garantías que debería.

Para esta empresa como comentábamos anteriormente el encargado es Dwane Casey, que a pesar de a ser fulminado por los Raptors tras caer eliminado ante los Cavs es un entrenador que tendrá un impacto inmediato en la plantilla, que conoce ya esta situación de “zona cero” y de construir cimientos sólidos, quizá el crecimiento no sea algo inmediato, pero si seguro para una franquicia que necesita de esta importante reconstrucción.

Algo donde deberán mejorar, tanto equipo como entrenador es en el apartado ofensivo, nadie duda que Casey aportará ese plus en la defensa que le caracteriza y tiene piezas muy potentes para conseguirlo, pero necesitaran algo más que eso.

Otro expediente importante sin resolver en Detroit es la gran pregunta, ¿pueden funcionar juntos Griffin y Drummond?

Seguramente la respuesta sea que sí, jugadores con amplias posibilidades y que pueden conjuntar, como ya demostró Griffin en Los Ángeles al lado de DeAndre. Hay motivos para ser optimistas con la evolución de Drummond la pasada campaña en el apartado ofensivo y de generar juego para su equipo. Y también porque Blake Griffin ya no es el jugador “matador” que únicamente iba al aro para machacar a sus rivales si no que ha decidido convertir su juego y ampliar sus zonas de influencia. Ha mejorado de manera notable sus números en tiros de 3 y sus porcentajes y de seguro que habrá estado trabajando en ello para seguir siendo una amenaza en esta temporada.

La rotación interior de Detroit contará con un apoyo en lo defensivo como Zaza Pachulia, otros que deben aportar buenos minutos son Jon Leuer o Henry Ellenson.

Y nos salimos al perímetro para echar un vistazo a los jugadores que deberán aprovechar todas esas ventajas que puedan generar Griffin-Drummond.

El principal como no podía ser de otra forma es Reggie Jackson, aunque su rendimiento no ha sido el mejor debido a su falta de continuidad por las lesiones. Los Pistons necesitan de él, sobre todo en el apartado anotador mas que en la dirección de juego y este puede ser un buen año para demostrarlo.

Y es que esta dirección de juego puede verse bien solventada por dos piezas como Ish Smith y José Manuel Calderón, que se reencuentra con un viejo conocido como Casey y que puede aportar orden en el juego y ser una amenaza exterior.

Quizá la parte que se ha visto más afectada tras salidas importantes como la de Tobias Harris o la de Avery Bradley han sido los aleros, que apuntan a ser uno de los más flojos si no hay ningún movimiento que lo remedie. Reggie Bullock y Luke Kennard serán necesarios por sus capacidad de lanzamiento y en menor medida Glenn Robinson III, más la incógnita de Stanley Johnson, un jugador que no acaba de romper su barrera en cuanto a sus datos ofensivos, pero que tiene un perfil muy interesante como defensor y especialista y donde Casey deberá darle un rol de importante y que pueda aportar al equipo.

Objetivo de temporada

Por lo pronto, si las lesiones respetan al equipo, con el impacto del nuevo coach y el “Big Three” aportando desde el inicio, deberían de ser un equipo de playoffs en un Este cada vez mas descafeinado. Más allá de eso, la adaptación de Casey es fundamental y conseguir una buena sinergia entre técnico, jugadores y franquicia que lleve a los Detroit Pistons a su lugar en la clasificación.

Artículo de Juan Pérez