Plantilla Sacramento Kings 18/19

Estamos ante una temporada extraña para los Sacramento Kings: no se puede perder. No lo decimos porque estos Kings tengan una plantilla que así lo impida, porque no es el caso, sino porque están sin ronda. Esta pertenece a los Boston Celtics de Danny Ainge, que la consiguieron a través de los Philadelphia 76ers, que a su vez se la llevaron de un desastroso traspaso por parte de los de Sacramento, que ya les dieron rédito la pasada campaña mediante el intercambio del 3 por el 5 del Draft.

¿Estamos ante una plantilla ilusionante? Si la comparamos con la de temporadas anteriores sí. Los Kings han conseguido asentar un young core con muy buena pinta, aunque sigue faltando lo de siempre: una estrella sobre la que afianzar el proyecto. No la tienen. Como mínimo de momento. Porque el pick 2 de este Draft, Marvin Bagley III, tiene muy buena pinta, pero no se le proyecta un futuro tan importante como para ser uno de los mejores jugadores de la liga; mientras que mucho tiene que mejorar De’Aaron Fox para conseguir dicho estatus.

En líneas generales no ha sido un mal verano para los Kings. Es cierto, dejaron pasar a Luka Doncic en el Draft, pero no todo es como lo pintan, fue el madridista quién no quiso recalar en Sacramento, probablemente lógico por otra parte. Más allá de eso, no estamos hablando de movimientos ilusionantes en la capital de California, sino de movimientos que pueden resultar interesantes, como es el caso de las firmas de Nemanja Bjelica y Yogi Ferrell en la agencia libre, dos jugadores que hacían falta por el Golden1Center. En cuanto a traspasos, se marchó el veterano Garrett Temple, todo un ídolo en la ciudad, en un movimiento que ‘devolvió’ a Ben McLemore a los Kings, mientras que la otra parte del mismo (sin contar la segunda ronda ni el dinero), Deyonta Davis, acabó cortado.

Todavía no hemos hablado de Harry Giles, personalmente el jugador que más ganas tengo de ver de estos Sacramento Kings. Cuando recaló en Duke era uno de los proyectos más interesantes de todo Estados Unidos, pero las malditas lesiones le lastraron. El interior llegó a los Kings la pasada campaña, pero decidieron que debutaría un año más tarde. Buenísima decisión. En la Summer League ya dejó algunos detalles, mientras que en pretemporada mostró que puede ser un jugador de doble-doble en silencio, es decir, de los que no se habla en los grandes medios.

Pero no todo es de color de rosas en Sacramento. Más allá de que falte una estrella, los Kings tienen una posición por reforzar… y qué posición: la de alero. Justin Jackson no puede seguir siendo el titular de esta franquicia. Simplemente no tiene el nivel para hacerlo, es un jugador de banquillo. En este sentido, todo dependerá de Dave Joerger, quién debe adaptarse a la modernidad de la NBA e implantar un estilo de juego más ofensivo y veloz. Lo hará, porque no le queda otra. Para ello, Fox debe ser titular, en un quinteto donde le acompañen Buddy Hield, Bogdan Bogdanovic, Marvin Bagley y Willie Cauley-Stein, aunque si me lo permiten, pondría a Harry Giles.

Es de esperar que en Sacramento se mantengan activos durante la temporada regular en materia de traspasos. Hasta tres veteranos (Koufos, Randolph y Shumpert) terminan contrato este verano y podrían ser un activo interesante para otras franquicias que quieran liberar salarios. Aquí es donde entrarían los Kings por medio de Vlade Divac, ofreciendo su masa salarial a cambio de llevarse una primera ronda para este Draft. Algo necesario, sin duda alguna.

Así pues, en el Golden1Center estamos ante una temporada ilusionante. Sí, ilusionante. No por resultados, sino porque podemos ver a un gran young core seguir creciendo de la mano en esta NBA. La falta de una referencia ofensiva puede lastrar (y seguramente lo hará) a unos Kings que dependerán mucho del estado de De’Aaron Fox: si el base está bien, prácticamente todo irá sobre ruedas. No esperen PlayOff’s, y mucho menos en el Oeste, pero sí a un equipo que lucharán por cada partido y que lo intentarán hasta el final.

OBJETIVO DE LA TEMPORADA: Formar a los más jóvenes de cara al futuro, nunca olvidando el presente, en el que deben luchar hasta el final cada partido.

APUESTA: Estos Kings pueden llegar hasta las 30 victorias y quedarse cerca de los PlayOff’s. Un 30-42 puede ser un buen récord.

JUGADOR ESTRELLA: De’Aaron Fox. Cumplirá 21 años en diciembre, pero en pretemporada ya se le ha visto cierta mejora respecto a la anterior campaña. Es cierto, no tiene estatus de estrella, pero de él dependerá de cómo jueguen estos Kings. Es uno de los jugadores más rápidos de la NBA, por no decir el que más, mientras que ha mejorado en musculatura y en rango de tiro. Están avisados. No le quiten el ojo al de Kentucky.