La primera semana de la NBA siempre dá para muchas cosas. El juego de los rookies, el regreso de las estrellas lesionadas, el rendimiento de los fichajes del verano…y por supuesto las sobrerreaciones. Bueno, de hecho eso lo mejor de todo. Y precísamente, en el artículo de hoy voy a sobrreacionar un poquito sobre uno de los equipos que mejor ha empezado: los Pelicans.

El cuadro de New Orleans ha empezado de la mejor manera posible. Han jugado dos partidos y han sumado dos victorias. En su primera noche de acción se cargaron a los Rockets en Houston por 131 a 112, y en el segundo partido machacaron 149-129 a los Kings en Sacramento. Es la mejor marca anotadora de la historia de la franquicia.

Mirotic desencadenado

La palabra que mejor ha definido hasta ahora la carrera de Nikola Mirotic es irregularidad. En los cinco años que lleva en la liga ha pasado tanto por rachas geniales como por rachas en las que no metía una. Sin embargo, viendo lo que hizo en los pasados Playoffs y lo que está haciendo ahora se podría decir que el Mirotic bueno está aquí para quedarse definitivamente.

Shotchart de Nikola Mirotic en los dos primeros partidos (NBA.com).

Sus dos primeros partidos han sido para enmarcar. Le metió 30 puntos a Houston y 36 a Sacramento. Nunca antes había logrado encadenar dos partidos de 30 puntos o más.  Sus porcentajes están siendo de escándalo, en especial desde la línea de tres. De 17 triples que ha tirado ha metido 11. Mirotic es el mejor complemento posible para Anthony Davis y Jrue Holiday. Es capaz de abrir el campo y de jugar al pick and pop a la perfección.

La fuerza de los secundarios

Si hay algo que le ha faltado a Anthony Davis en los últimos años es un buen grupo de escuderos. Esta temporada, no se puede quejar de ello. Los Pelicans han perdido este verano a Rajon Rondo y DeMarcus Cousins, pero a cambio han conseguido hacerse con Elfrid Payton y Julius Randle. Ambos están contando con minutos, y lo van a seguir haciendo, y de momento su impacto está siendo más que positivo. Fueron especialmente importantes en el primer partido, en el que Payton consiguió un Triple-Doble y Randle anotó 25 puntos saliendo des del banquillo.

El papel de Payton va a ser especialmente importante. La temporada pasada el juego de Rajon Rondo permitió a Jrue Holiday sacar su mejor versión. Este año Payton deberá llenar el hueco dejado por Rondo. Si el tándem entre Payton y Holiday funciona los Pelicans serán un equipo muy peligroso.

Anthony Davis, estrella total

La temporada pasada Anthony Davis vivió sus mejores minutos jugando como cinco. Empezó la campaña como cuatro junto a DeMarcus Cousins, pero la lesión del pívot a mitad de temporada provocó que Davis se trasladará a la posición de cinco. En los 34 partidos que jugó sin Cousins promedió 30,1 puntos, 11,9 rebotes y 3,2 tapones.

Los Pelicans han tomado buena nota de esto, y esta temporada han decidido que Davis juegue como cinco bastantes más minutos. Es capaz de driblar y tirar como un alero y de proteger el aro como un pívot. Una pesadilla para las defensas rivales. Además, su química con Mirotic y Randle es fantástica.

Por el momento su inicio de temporada está siendo tan bueno como se esperaba. En dos partidos sus marcas son de 28,5 puntos, 13 rebotes, 7 asistencias, 2,5 robos y 2,5 tapones por noche. Una bestialidad. Si Davis mantiene el ritmo actual podría firmar, al menos a nivel estadístico, una temporada de escándalo. De momento, en toda la historia de la NBA sólo dos jugadores han promediado al menos 28 puntos, 12 rebotes, 4 asistencias y 2 tapones: Kareem Abdul-Jabbar (en la 74-75) y Bob McAdoo (en la 75-76).

Candidatos a dar guerra en el Oeste

Al margen de la primera plaza, que seguramente va a ser para los Warriors, la Conferencia Oeste está abierta de par en par. Sin embargo, no es ninguna tontería decir que los Pelicans son uno de los grandes favoritos para hacerse con la segunda posición. Ahora mismo los Nuggets (3-0), los Pelicans y los Blazers, que también tienen un récord de 2-0 están ocupando el Top 3 de la Conferencia Oeste.

Si el cuadro de Alvin Gentry consigue mantener este nivel durante los próximos meses es muy posible que logre afianzarse en las primeras plazas, e incluso ser el principal rival de los Warriors en el Oeste. Con Davis y un bloque de secundarios con mucha química y mucho talento todo es posible en NOLA.