«Este verano decidí que era el momento de retirarme. No estaba motivado, ni tampoco me encontraba físicamente para tirar cohetes. Así que cierro el chiringuito. Llevo unos meses disfrutando de la vida, la familia, los amigos, y haciendo lo que durante tanto tiempo no había podido hacer. Ahora puedo hacerlo al lado de la gente que más me quiere».

Con estas palabras Víctor Sada ha puesto punto y final a su trayectoria profesional como jugador de baloncesto. El lugar elegido para decir adiós ha sido la sala de prensa del Palau Blaugrana, que se ha quedado pequeña para despedir a uno de los jugadores con mejor palmarés de la historia reciente del Barça de baloncesto. Rodeado de familia, amigos y ex compañeros, como Juan Carlos Navarro, Pau Ribas, Jordi Grimau o Jordi Trias, pero también de ex entrenadores, como Svetislav Pesic y Manolo Flores, ha querido repasar su trayectoria y agradecer a todos los que siempre le han apoyado. «Es un orgullo haber empezado y terminado mi carrera en el Barça. No me ha quedado nada por hacer y siempre querré estar vinculado al Barça», ha añadido, en una despedida muy emotiva.

Todos los títulos posibles

Sada, que en las dos etapas en el Barça Lassa (2003-06; 2008-14) disputó un total de 297 partidos en la Liga ACB y 166 en la Euroliga, consiguió un total de 19 títulos como barcelonista: 5 Ligas ACB (2004, 2009, 2011, 2012, 2014), 1 Euroliga (2010), 3 Copas del Rey (2010, 2011 y 2013), 4 Supercopas (2005, 2010, 2011, 2012) y 6 Ligas Catalanas (2005, 2010 , 2011, 2012, 2013, 2014).

Siempre azulgrana

Y es que, como él mismo ha comentado, el primero y el último equipo de Víctor Sada siempre ha sido el Barça. Los primeros pasos de Sada fueron en el baloncesto base azulgrana -entró en edad Infantil- e hizo el debut en el primer equipo a los 19 años, con Svetislav Pesic en el banquillo en otoño de 2003. Precisamente del serbio ha hablado Sada en su despedida: «Es mi padre del baloncesto, porque fue quien me subió al primer equipo y, desde el inicio, me dio confianza. Si soy lo que soy es gracias a él».

Porque, después de tres años, de 2006 a 2008, se marchó al CB Girona -ganando la Eurocopa de la FIBA- donde creció como jugador antes de volver a la disciplina del Barça. De 2008 a 2014 Sada vivió los mejores años de la historia reciente de la sección y consiguió todos los títulos posibles con un papel importante en gran parte de los éxitos.

Finalmente, en 2014, su etapa como jugador del primer equipo se terminó y jugó dos temporadas en el MoraBanc Andorra (2014-16) antes de volver al Barça. En esta ocasión como jugador del Barça Lassa B, en la LEB Oro, donde disputó un total de 16 partidos el curso 2016/17.

Con España logró la medalla de oro en el Europeo de 2011 y una plata en los JJOO de Londres 2012.