Luchadora, con los pies en el suelo y siempre mirando hacia delante. Izaskun García (1992) atiende a Fullbasket tras el fulgurante inicio de temporada del Rpk Araski, invicto hasta la fecha con 3 victorias en 3 partidos. La base vasca lidera el ranking de asistencias (7 de media) y ocupa el segundo cajón del podio en valoración (20). Una de las jugadoras más destacadas de la Liga Dia 18-19. Educadora infantil, tiene como referentes a Ricky Rubio por su capacidad defensiva y a Dumerc por su dominio total en la pista. Tras una vida en Gernika, cumple su segunda temporada en Vitoria bajo las órdenes de Madelén Urieta.

Máxima asistente, segunda en valoración… Cuesta hablar de una misma, pero imagino que este inicio de temporada es el soñado, ¿no?

La verdad es que sí, sabía que llegaba con mucha confianza al inicio de temporada y con otro rol, pero bueno si te soy sincera tampoco me esperaba estar así. Año a año intentas mejorar, este verano he trabajado mucho. El pasado curso tuve muchas lesiones y ahora quiero encontrar una regularidad.

A nivel individual… y a nivel colectivo igual. 3-0 inmaculado.

Hemos empezado muy fuerte, pero esto es muy largo. El año pasado ya comenzamos bien y luego acabamos fatal. Tenemos que mejorar muchas cosas, sobre todo esos altibajos que nos hacen encajar parciales muy malos.

¿La salida de Roselis contribuye a que des un paso adelante?

Yo creo que influye mucho, desde luego. Ella tenía un rol muy importante en el equipo y ahora tengo la suerte de estar yo ahí. Sé que es mi momento y quiero aprovechar los minutos de los que dispongo.

Más líder.

Todos los años intentas hacerlo mejor que el anterior. Ojalá pueda mantener el equilibrio de este inicio de temporada. Mi objetivo es ganar todos los partidos posibles y ser un equipo de garra. No somos un equipo de talento como otros, pero sí debemos ser peleonas.

Desde fuera, ese parece uno de los rasgos distintivos de Araski. ¿Es clave que Madelén siga al frente del proyecto y la estructura?

Absolutamente. Desde que entras en el club entiendes cómo funciona. Ganar es importante pero uno de nuestros objetivos es enseñar a la cantera que tienes que dar el 100% en cada partido, que si pierdes es habiéndolo dado todo. Hay un trabajo estructural fantástico y se percibe desde el primer día. Se hace un trabajo transversal estupendo.

Haciendo un poco de retrospectiva y recordando tu ascenso… ¿Qué aspectos son los que más cambian de la LF2 a la Liga Dia?

Uf, sobre todo a nivel físico, los contactos… Luego también están aspectos como la altura o el talento de las jugadoras. No te vale con ser buena jugadora, tienes que dar un paso más a todos los niveles.

Es una pregunta típica, ¿pero hay alguna jugadora que te sorprendiera o que te cueste especialmente defender?

Por desgracia, creo que en la posición de base hay mucho nivel y siempre me cuesta defender a mis rivales (risas). Evidentemente siempre hace ilusión enfrentarte a Silvia Domínguez o jugadoras de su talla.

He leído que tienes en alta estima a Ricky Rubio y Céline Dumerc. ¿Por qué?

Desde joven me fijo mucho en la defensa. No solo miro la calidad ofensiva, sino el impacto que tienes atrás. Y claro, Ricky ahí es muy bueno. Y a Dumerc desde que la vi con la selección francesa me enamoré de su control del juego.

Has terminado Educación infantil… pero sigues formándote.

Eso es, tengo claro que debo seguir formándome para poder incorporarme a trabajar una vez termine mi carrera como jugadora. Este año estoy con un módulo de Integración social. La facilidad que te permite ahora estudiar a distancia es una ventaja.

Tiempo hay, al menos en verano, que en vuestro caso es un poco largo…

Desde luego, para mi la temporada se hace corta, estás cinco meses sin jugar y tienes que irte a otra liga… o parar en seco. Claro que puedes entrenar cinco meses sola y mejorar, pero en mi opinión es un parón demasiado largo para luego volver a arrancar.

Una última, ¿qué objetivos se marca Araski esta temporada?

(Risas). Siempre respondemos lo mismo pero hay que pensar en el partido del sábado ante Ferrol. Queremos el 4-0 porque luego nos vienen Avenida, Girona y Gernika, tres equipos durísimos y que nos dirán un poco en qué escalón estamos. Una vez pase ese Tourmalet ya veremos si podemos pensar en la Copa de la Reina. Pero tenemos que ir partido a partido.