El Perfumerías Avenida arranca este jueves en Turquía (17h vs Hatay) una nueva temporada en la Euroleague Women. Una competición durísima, un reto ilusionante. Las azulonas han mantenido el bloque del pasado curso, si bien tienen una importante novedad en el banquillo: Lino López (1976) es el nuevo entrenador de las salmantinas, heredando el trono de Miguel Ángel Ortega. Y en Fullbasket hemos charlado con el técnico gallego en las horas previas al debut continental.

A pesar de una pretemporada atípica, el inicio de curso está siendo de película. Supercopa e invictos en Liga.

La verdad es que estamos muy contentos. Poder hacer la pretemporada con solo cinco jugadoras y después jugar al nivel que lo estamos haciendo es para estar satisfechos. No hablo solo de resultados, sino de sensaciones. Claro que cuando ganas todo se ve de otra manera, pero si hubiéramos perdido, por ejemplo, la Supercopa, diría exactamente lo mismo.

¿En qué afecta más no poder hacer una buena pretemporada: física o tácticamente?

Las jugadoras físicamente están muy bien. Las cinco con las que pudimos entrenar porque no estuvieron en el Mundial ya vinieron del verano muy bien. Son profesionales y se cuidan mucho. Después, las que vinieron del Mundial lógicamente ya llegaron con un alto ritmo de competición. Lo que sí afecta es a nivel táctico, porque faltan sesiones de trabajo, cohesionar el grupo… Por eso estoy tan satisfecho de cómo hemos empezado. No es fácil aunque a la gente le parezca que sí.

¿Qué objetivos se marca Avenida para este curso?

El objetivo del club es llegar lo más lejos posible, ganar títulos y competir de tú a tú contra todos los rivales. Pero para mí el objetivo es el trabajo diario, cómo preparamos cada partido, cómo analizamos a cada rival… El proceso es fundamental. Luego pues claro, ¡yo también quiero ganar!

Hablando de la Euroliga propiamente y del debut este jueves en Turquía… Uno mira el grupo y se pone a temblar.

Sin duda. Pero no creo que debamos pensar demasiado en la magnitud de nuestros rivales. Lo más complicado será ganar fuera de casa. No solo por los viajes, que son durísimos, sino también porque venimos de jugar en una liga que te exige mucho. No tengo claro que en otras ligas europeas acusen tanto ese esfuerzo en la competición doméstica. Nos enfrentaremos a rivales que optan al título. Kursk, Sopron, Fenerbahce… hablamos de superpotencias europeas. Pero deberemos jugar nuestras cartas y no tengo dudas que tendremos nuestras opciones.

A nivel personal, y tras una etapa exitosa en Ferrol, das un paso adelante en tu carrera. ¿Ilusionado?

¡Mucho! Afronto el reto con mucha ilusión, trabajando día a día muchísimo. Estoy agradecido al club por haber pensado en mi figura para liderar este proyecto.

¿Cómo sabe uno si está preparado para “pasar al siguiente nivel”?

Nunca lo sabes a ciencia cierta (risas). Ya me pasaba como jugador. Cuando tenías una oferta de un equipo superior o con objetivos mayores, te preguntas si estás preparado, si darás la talla… Yo creo que hay ofertas irrechazables. Si te llama Avenida es como si en chicos te llama el Madrid o el Barcelona. Dices que sí y te esfuerzas al máximo por cumplir con los objetivos.

¿Tienes algún entrenador de referencia o modelo a seguir?

Es tópico, pero me suelo fijar en todos los entrenadores. Como jugador tuve grandes técnicos y aprendí mucho de ellos. Ya me fijaba en qué hacían, me picaba la curiosidad. Por eso creé mi campus. Me encanta ver baloncesto, me apasiona mi trabajo y cada día aprendo de otros técnicos, de los propios jugadores… Esto es un aprendizaje continuo.

¿Cómo ayuda el haber sido jugador profesional para estar en un banquillo?

En la capacidad de empatía, saber ponerte en la piel de la jugadora. Un vestuario no es un grupo de robots, es un grupo humano, y como cualquier persona hay días mejores y peores y hay que aprender a manejarlas.

Decía Obradovic hace unos días en una entrevista que hace años, cuando perdía, le costaba dormir y salir… El Avenida es un club acostumbrado a ganar y en el que apenas hay tropiezos. ¿Puede asustar tal nivel de exigencia?

El Avenida es un club acostumbrado a ganar, viene de hacer un triplete… Lógicamente entiendo que la exigencia es absoluta aquí. Y no me da vértigo, pero a veces creo que hay que quitarle hierro a las derrotas y valorar más profundamente el proceso que te hace llegar al éxito.

Una última, ¿qué opinión tienes de la plantilla?

Creo que el club ha hecho un magnífico trabajo en la confección de la plantilla. Un equipo que lo gana todo en España no necesita retocar demasiadas piezas. El mantener un bloque hace que tengamos una estabilidad necesaria. Luego los fichajes creo que se han adaptado muy bien y serán importantes para aumentar la rotación del grupo. Pelearemos por todo.