El Bayern Munich se divirtió de lo lindo en casa ante un impotente Darussafaka, endosándole un contundente 116-70. Un -46 indigno, el del equipo turco, que acumula ya un -92 en seis partidos (1-5 de balance).

Como apuntó Javier Gancedo en Twitter, los alemanes firmaron la mayor anotación de un equipo en la Euroliga desde el 2007, cuando Panathinaikos batió el récord (123) ante Chorale Roanne. Además, el Bayern empata con la séptima mejor marca de la historia de la competición.

Los germanos acabaron con un excepcional 18 de 26 en triples, 4 de ellos (100% de efectividad) de Koponen, que anotó 16 puntos en apenas 14 minutos. Dedovic también aportó 16, mientras que Booker fue el máximo anotador con 18. Jeremy Evans, con 20 tantos, fue el único que se ‘salvó’ de la quema en el cuadro turco.