Entrevista de Ivone Palenzuela

El Snatt’s Femení Sant Adrià no ha empezado bien la temporada. Cuatro derrotas consecutivas y una victoria frente a Bembibre que por fin, permite respirar con tranquilidad. “Ha sido un calendario durísimo, nos hemos enfrentado a todos los de arriba”, comenta Gloria Estopà, entrenadora del conjunto catalán.

Esta es su primera experiencia llevando el timón de un equipo de primera división. “Se sufre porque los resultados son los que son, pero hay que centrarse en disfrutar porque al final, estamos haciendo algo que nos apasiona”, confiesa la técnica.

Desde el banquillo tienen claro cuáles son las claves para dejar atrás esta mala racha y volver a la senda de la campaña pasada: “mejorar el nivel físico y perder menos balones”, indispensable para mantener la categoría en la Liga Día más igualada de los últimos años.

¿Cuál es tu valoración tras el inicio de temporada?

Hemos tenido un inicio complicado, nos ha venido todo junto. Lo primero es que tanto cuerpo técnico como jugadoras éramos nuevos en esto, por lo que ha sido necesario un trabajo para compenetrar y conocer al equipo que no es fácil. Las lesiones de Cristina Hurtado y de Mireia Vila también nos han condicionado mucho. Mireia ya está entrenando pero todavía queda un mes y medio para que llegue al máximo nivel.

Por último, el calendario ha sido durísimo. Nos hemos enfrentado ya a todos los equipos de arriba: Gernika, Uni..este sábado Valencia…

¿Cuál es tu discurso como entrenadora tras cuatro derrotas consecutivas?

Me centro en transmitir que hay que estar tranquilas y que hay que seguir trabajando con esfuerzo e ilusión, eso sí que no se puede perder. Este calendario, por un lado nos castiga pero por otro, nos ayuda a estar preparadas para los partidos de nuestra liga, así que también pongo énfasis en ello. Aunque el resultado sea determinante en este deporte, lo que debe definirnos es el trabajo durante la semana. Tú puedes ir a Girona y perder y al día siguiente trabajar para mejorar pero también tienes que curar cuando vienes de ganar en Bembibre.

¿Cuáles son las claves para que el Sant Adriá vaya mejorando?

El nivel físico es muy exigente, por lo que intentamos “sufrir” en los entrenamientos día a día para llegar bien al fin de semana. El nivel del entreno es clave para estar preparado de cara al partido.

Otro detalle importante es perder menos balones. Esto nos está castigando mucho porque no tenemos las posesiones que deberíamos y sobre todo porque nos meten puntos fáciles. Los equipos están viendo que nuestras dos bases son jóvenes y nos vienen a buscar, pero es normal. Ellas lo saben y lo vamos a trabajar.

El próximo rival, el Valencia Basket

Hemos insistido mucho en ese esfuerzo físico que te comentaba. En intentar que si se nos van del marcador, sea al final del partido y no en el minuto 7. Hay que estar muy preparado mentalmente para jugar con un equipo como este porque, aparte de ser muy físico tiene mucha calidad. Hay jugadoras muy buenas que saben leer y solucionar muchas situaciones. Nosotras sabemos que podemos sufrir pero jugamos en casa y tenemos que dar nuestra mejor versión. Que nos sirva sobre todo para seguir mejorando, no solo para este partido sino para lo que va a venir.

¿Cómo ves la Liga Día este año?

El año pasado ya se dio un paso muy grande en la mejora de la máxima categoría por lo que esta temporada funciona como periodo de consolidación. Poco a poco se va ganando visibilidad. El Open Day es una gran iniciativa y muchos partidos se televisan en Teledeporte. Este sábado emiten el Sant Adrià-Valencia Basket.

¿Y en cuanto al nivel deportivo?

Hay muchos más equipos para competir en la parte alta de la tabla, lo que hace que equipos más humildes como el nuestro vayan perdiendo posiciones.

En lo personal, ¿qué sientes al dirigir en la máxima división por primera vez?

Es una buena experiencia. No es lo mismo estar de entrenador ayudante ni estar en primer plano. De todas formas, estoy bien acompañada. Tengo un equipo técnico que me ayuda mucho, desde los entrenadores hasta fisios y preparados físicos. Intento que trabajemos en grupo, compartamos opiniones…Al final se sufre porque los partidos son los que son pero hay que concentrarse en disfrutar porque al final, estamos haciendo una cosa que nos apasiona. Busco estar tranquila y tener claro que mi estado de ánimo no puede depender de ganar o perder. 

¿Seguiste de cerca el Mundial? ¿Cómo valoras la organización y la repercusión?

Sí, fue genial. Desde que fui a Tenerife en junio ya se veía que se estaba montando algo gordo. Creo que fue un éxito. Felicité a Manolo, de la Federación Canaria por el trabajo realizado. Además la Selección también hizo un papel espectacular, no era nada fácil. Jugar en casa aparte de ilusión también trae presión. El equipo sacó partidos a base de esfuerzo y eso reafirma de los valores que tiene. Sin duda, ha sido un empujón para el deporte y el baloncesto femenino. Siempre digo que ojalá que no haya sido una cosa puntual, sino que haya una continuación y que siga habiendo repercusiones notables en el baloncesto femenino.