El CSKA sigue invicto en la Euroliga (6-0, como el Madrid) tras superar al Olimpia Milano 85-90 en un auténtico partidazo. Los italianos llegaron a dominar por 13 puntos en el 3Q (64-51, min 27), pero el talento ofensivo de los moscovitas les permitió ponerse nuevamente por delante solo cuatro minutos después (66-68, min 31). En el último periodo, y pese a los intentos de Mike James, Micov y Gudaitis, Hines y Higgins sentenciaron. El pivot, una bestia parda, capturó un rebote ofensivo, provocó una falta (anotando los dos tiros libres posteriores), encestó 6 puntos y puso un tapón sobre James decisivo. Todo eso en los últimos dos minutos de partido. Él y Higgins (23 puntos, 10 en el 4Q sentenciando desde la línea de tiros libres) decidieron.

Los de Itoudis sufrieron, pero las individualidades y el acierto exterior -así como un incremento de la actividad defensiva- les permitió volver a dominar el marcador en el 4Q. Y eso que no lo hacían desde el minuto 18 tras una canasta de De Colo (39-40). Milano firmó un inicio de tercer periodo magnífico, con James llevando la batuta (16 puntos y 12 asistencias), Gudaitis-Tarczewski sumando en la pintura y Bertans-Micov atinando desde más allá del arco. Los de Pianigiani estaban de dulce y llegaron a ganar, como hemos comentado anteriormente, de 13 (64-51).

Pero el CSKA es un señor equipo, remontó y supo jugar mejor los últimos minutos para llevarse la victoria. Ya van 4 seguidas en Milán. Los rusos no pierden allí desde el 2010 (71-65).