Damas y caballeros, el culebrón de Jimmy Butler ha llegado a su fin. Según han confirmado Shams Charania y Adrian Wojnarowski los Timberwolves han traspasado a Butler a los Sixers a cambio de Robert Covington, Dario Saric y una elección de segunda ronda. El pívot Justin Patton, de Minnesota, también ha entrado en el traspaso.

Como decíamos, este traspaso pone fin al culebrón Butler, que empezó hace ya varios meses. El escolta mostró sus dudas respecto al proyecto de Tom Thibodeau en varias ocasiones durante el verano. La situación se puso aún más tensa cuando llegó la pretemporada. De hecho, Butler llegó discutir fuertemente con sus compañeros y su entrenador en el entrenamiento del 11 de octubre.

El punto culminante del conflicto llegó hace un par de semanas, cuando Butler se negó a jugar contra los Jazz. Unos días después nos dejó esta lamentable imagen jugando contra los Warriors:

La situación de Butler ha tenido unos efectos muy negativos en el vestuario. El equipo ha ido de mal en peor durante las últimas semanas, y de hecho han perdido sus últimos cinco partidos. 

Con todo dicho, los Wolves han conseguido dos piezas muy interesantes a cambio del escolta. Robert Covington es un alero con muy buenas aptitudes defensivas y un tirador de tres más que fiable, por lo que podría ser una pieza muy interesante para el esquema de Thibodeau. Por otro lado, Dario Saric podría ser un gran complemento para Karl-Anthony Towns. Saric es capaz de lanzar des del triple y jugar en el poste bajo, tanto anotando como asistiendo.

Los Sixers, a por todas

Por otro lado, este traspaso es una muestra que los Sixers quieren ir a por todas con este proyecto. Con Simmons, Embiid y Butler tienen el mejor Big Three de la Conferencia Este. Además, se ha confirmado que Butler va a quedarse en la franquicia varias temporadas:

Butler es una estrella por méritos propios y va a aportar defensa, anotación, liderazgo y experiencia a un proyecto que ya era un proyecto enormemente prometedor sin él. La única duda razonable es cómo va a encajar con Simmons y Embiid. Brett Brown deberá realizar varios ajustes en el ataque de su equipo para acomodar a Butler en su esquema ofensivo, que actualmente está muy centrado en sus dos jóvenes estrellas.

Lo cierto es que la llegada del escolta va a tener un gran impacto, especialmente, en Ben Simmons. El australiano deberá ceder algo de protagonismo, y tendrá que mejorar sí o sí su tiro de media y larga distancia para que el ataque fluya como se espera.

En cualquier caso, hay que recalcar que este traspaso es una gran victoria para los Sixers. Con su nuevo Big Three se han convertido definitivamente en uno de los grandes aspirantes del Este.