Un triple sobre la bocina de Jimmy Butler le dio la victoria a los Sixers frente a los Hornets en la prórroga [119-122], dejando sin recompensa la exhibición anotadora de Kemba Walker, autor de 60 puntos. El flamante fichaje de los de Philadelphia, que venía de anotar 28 puntos la noche anterior ante Utah, puso un sensacional tapón sobre Walker a falta de 19 segundos y en la última posesión se elevó sin dudarlo para afianzar a los Sixers en la cuarta plaza del Este [11-7].

Los Hornets no pudieron celebrar con victoria el 30 aniversario de la fundación de la franquicia, y eso que Walker firmó una actuación histórica. Atinó 21 de los 34 lanzamientos que intentó y con un inmaculado 12/12 en tiros libres lideró la remontada de Charlotte para forzar la prórroga [llegaron a ir perdiendo por 17 puntos en el segundo periodo, 51-34]. En el tiempo extra metió dos puntos para alcanzar los 60, pero fue taponado por Butler en una penetración que podría haber dado ventaja a los suyos.

Destacar a la pareja por antonomasia de los Sixers. Embiid firmó otro doble-doble -33 tantos y 11 rebotes-, mientras que Simmons jugó probablemente su mejor partido del curso, disparándose hasta los 23 puntos, 11 rebotes y 9 asistencias.