Dice la tradición que el equipo local tiene muchas más posibilidades de conseguir el título de Copa en la LEB Plata, y así volvió a ocurrir en esta edición del 2018-19 con un HLA Alicante muy serio, que se recuperó de la lesión de Quique Garrido en el minuto 3, y con un Justin Pitts tocado físicamente. Ahí apareció Cheick Conde, con un primer cuarto primoroso, y el MVP Alex Galán, autor de 14 puntos y 8 rebotes a sus 19 años de edad.

La Copa empezó de la peor manera posible para el HLA Alicante. A los tres minutos se encontraba 4-10 ante un Aquimisa Queso Zamorano muy acertado en ataque y con su base titular saliendo de la cancha lesionado. El percance sufrido por Quique Garrido fue un resorte para el equipo alicantino y la afición del Pedro Ferrándiz que, juntos, protagonizaron unos minutos de gran baloncesto con un protagonista absoluto: Cheick Conde. El primer cuarto se cerró con un marcador de 30-19 y 17 puntos del pívot guineano, amo y señor de los 10 primeros minutos.

La adrenalina del primer cuarto se amilanó en el segundo. El HLA Alicante había conseguido una buena ventaja y quería apretar en defensa para bajar la producción ofensiva y enfriar el encuentro. El plan de Pedro Rivero funcionó a pesar del buen trabajo de un ‘reserva’ como Xabier Arriaga sorprendiendo a sus rivales. Larsson y Ortega dieron un poco de descanso a Cheick Conde y los locales se iban al vestuario con un 47-30 muy tranquilizador.

Pero ya decía el presidente del Aquimisa Queso Zamorano que no es un equipo que baje los brazos fácilmente. En el inicio del tercer cuarto los de Saulo Hernández dieron vida a la final de Copa con un parcial de 0-8, contrarrestados rápidamente por dos triples consecutivos de Devin Schmidt y Justin Pitts. Ese golpe fue ya más duro y con un Alex Galán aportando en los dos lados del campo y sin hacer mucho ruido, el HLA Alicante iba controlando el choque hasta llegar a un 72-44 ya casi decisivo.

El último cuarto nos dejó a un equipo castellano que no se dejó ir y que llegó a recuperar parte de la desventaja que llevaba y una HLA Alicante volviendo a ‘dormir’ el partido mientras en la afición hablaban ya del siguiente reto: el ascenso. Dice la tradición que el equipo que gana la Copa LEB Plata tiene muchas más posibilidades de conseguir el ascenso… pero eso ya es otra historia.

Alejandro Galán, formado en el Joventut de Badalona, MVP. Gran vídeo de los compañeros de ZonadeBasquet. ¡Seguidles en su canal de Youtube!